Beirut. Líbano anunció la creación de un nuevo gobierno a cargo del primer ministro designado, Hassan Diab, lo que podría permitir un acuerdo que termine con el descontento popular que este fin de semana dejó 546 heridos durante las manifestaciones que exigen más democracia y contra la corrupción.

Casi tres meses después de la dimisión de Saad Hariri, presionado por la ola de manifestaciones, y más de un mes después de la designación del nuevo primer ministro, Hasan Diab, apoyado por el movimiento chiita Hezbolá, el decreto con la formación del nuevo gobierno fue firmado por el presidente Michel Aoun tras un acto celebrado en el Palacio de Baabda, según informó la agencia estatal libanesa de noticias NNA.

El partido Hezbolá y sus aliados lograron llegar a un acuerdo, que no concretaban desde octubre pasado, después de que miles de personas exigieran el término de la corrupción, uno de los factores más importantes de la molestia, informó la cadena de televisión Al Jazeera.

Metas por cumplir

Hassan Diab, nuevo primer ministro, se desempeñó como ministro de Educación y durante su administración fue fuertemente criticado por las contrataciones que hizo en su área, las cuales, aseguraron, provocó parte de la inflación en el país y protegió su actuar asegurando que sus decisiones eran políticas.

“He sido señalado por mis acciones, pero quiero trabajar, no discutir”, mencionó este martes en un discurso cuando anunciaba a sus 20 ministros, en su mayoría especialistas que obtuvieron el respaldo partidista.

Prometió que su gobierno respetaría las aspiraciones populares de quienes han demandado cambios en las calles desde tres meses antes, por lo que, entre otras acciones, concederá independencia a las fiscalías y buscará eliminar los actos de corrupción.

Precisó que este gobierno está formado en su mayoría por no políticos para reparar el sistema y en la siguiente elección ninguno de los miembros se presentará a elecciones para evitar confusiones.

Sin embargo, las protestas no cesan.