Faltan pocos días para que Donald Trump asuma la Presidencia de Estados Unidos. El arribo del magnate de los bienes raíces al Salón Oval de la Casa Blanca ha significado, desde el inicio de su campaña electoral, además de una sorpresa, una constante alteración de las normas y los protocolos de la política estadounidense.

Esta estrategia le está funcionando a Trump, quien desde su triunfo frente a Hillary Clinton el pasado 8 de noviembre, ha acumulado una serie de victorias políticas y comerciales que semejan las acciones ejecutivas de un presidente en funciones, pese a que Barack Obama continúa siendo el primer mandatario estadounidense.

La red social Twitter es la herramienta que más ha usado Trump para ejecutar estas acciones, pese a que en repetidas ocasiones el magnate se ha lanzado en contra de ésta. No obstante, pareciera que cada tuit de Trump puede generar toda una ola de repercusiones que incluso han puesto en jaque al partido que lo llevó al poder.

Éstas son las siete conquistas de Donald Trump antes de asumir la presidencia de Estados Unidos:

1. Logró salvar más de 1,000 empleos de Carrier en Indiana

Carrier, compañía fabricante de aparatos de refrigeración y aire acondicionado, planeaba recortar sus gastos en 65 millones de dólares con la transferencia de su fábrica de hornos de Indiana, en Estados Unidos, a Monterrey, Nuevo León. En el anuncio realizado en febrero del 2016, la compañía expresó que se perderían 1,400 puestos de trabajo en Indiana, los cuales serían abiertos gradualmente de principios del 2017 al 2019 en la nueva planta de México, cuya construcción, de acuerdo con el presidente de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco Monterrey), Gilberto Villarreal, ya fue concluida.

Durante una visita de Donald Trump a las instalaciones de Carrier en Indiana, Estados Unidos, el magnate que ocupará en pocos días el Salón Oval de la Casa Blanca hizo alusión a los impuestos que deberán pagar las empresas estadounidenses que fabriquen sus productos en otros países para después introducirlos en Estados Unidos. Momentos después de esta declaración, el fabricante de aparatos de aire acondicionado anunció su deseo de conservar más de 1,000 empleos en su planta de Estados Unidos, aunque la compañía sí trasladará otros 1,300 fuentes de trabajo a su nueva planta en Nuevo León.

2. 50,000 millones de dólares en inversión de SoftBank Group llegarán a Estados Unidos

A principios de diciembre del 2016, Donald Trump expresó que la compañía japonesa de telecomunicaciones e Internet SoftBank Group realizará una inversión de 50,000 millones de dólares para la creación de negocios y nuevos puestos de trabajo. El presidente electo de Estados Unidos hizo este anuncio después de mantener una reunión con el presidente ejecutivo de la compañía, Masayoshi Son, e incluso declaró que Son le había confiado que SoftBank no habría anunciado esta inversión si él no hubiera ganado la elección presidencial.

La compañía tecnológica anunció también que realizaría una inversión de 1,000 millones de dólares en OneWeb Ltd, la cual está construyendo una red de satélites de bajo costo para ofrecer servicios de banda ancha. Los recursos serán destinados a la construcción de una fábrica de satélites en Exploration Park, Florida, para producir 15 satélites a la semana a bajo costo. Asimismo, las compañía indicó que se crearían casi 3,000 nuevos puestos de trabajo en las áreas de ingeniería y manufactura.

Sprint, empresa japonesa de telecomunicaciones, también propiedad de Masayoshi Son, anunció a su vez el regreso de 5,000 puestos de trabajo a Estados Unidos, lo que revertiría la tendencia que ha mantenido desde el 2013 de reducir su fuerza laboral en el país norteamericano.

3. Sedujo a los gigantes tecnológicos

Tim Cook, director ejecutivo de Apple; Sheryl Sandberg, directora operativa de Facebook Inc y Elon Musk, director y fundador de Tesla Motors Inc y SpaceX, fueron algunos de los directivos de empresas tecnológicas que se reunieron con el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, en su torre de Manhattan, en diciembre pasado. Antes de la reunión, en donde también estuvieron tres de los hijos del magnate, el presidente de Amazon, Jeff Bezos, dijo que estaba muy emocionado por hablar con Trump acerca de la innovación durante su gestión, que está próxima a empezar, de acuerdo con información de The Washington Post.

Pese a que la mayoría de los gigantes tecnológicos estadounidenses fueron acerbos críticos de Trump durante su campaña rumbo a la Presidencia, durante la reunión los directivos de estas compañías mostraron una actitud afable y propositiva frente el próximo presidente de Estados Unidos y discutieron la generación de empleos en el país y sobre las importaciones de dispositivos electrónicos desde diversos países asiáticos, un tema central para prácticamente todas estas empresas.

Momentos después del encuentro, el director de Tesla Motors, Elon Musk, y Travis Kalanick, anunciaron que formarían parte del Grupo Estratégico y de Políticas del próximo presidente de Estados Unidos. Esta adhesión de Trump a su equipo es una muestra de que el magnate de los bienes raíces tiene el poder de convencer incluso a sus más acérrimos detractores.

4. Alteró la política exterior rusa

La relación entre el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, y el presidente ruso, Vladimir Putin, también le ha otorgado varios logros al magnate de los bienes raíces que ocupará el Salón Oval de la Casa Blanca, el próximo 20 de enero. Después de la expulsión de 35 diplomáticos rusos de Estados Unidos y pese a la tradición de igualar las represalias del otro, Vladimir Putin decidió que no tomaría medidas frente a la decisión tomada por el gobierno de Barack Obama, a raíz del escándalo por el hackeo de los servidores de la Convención Nacional Demócrata por el que el gobierno estadounidense culpa a Rusia. El primer mandatario ruso argumentó que esperaría a ver cuál sería el rumbo de las relaciones diplomáticas entre Rusia y Estados Unidos antes de tomar cartas en el asunto.

Otro de los guiños que ha lanzado el presidente electo de Estados Unidos a Vladimir Putin es el nombramiento de Rex Tillerson al frente de la Secretaría de Estado. Tillerson es el actual CEO de Exxon Mobil y es el responsable de la expansión de la empresa en Rusia. En el 2013, Putin lo condecoró con la Orden de la Amistad, por lo que se cree que es el vínculo más cercano entre Trump y Putin.

5. Hay que drenar el pantano , regaña Trump a legisladores republicanos

Uno de los eslóganes más populares de la campaña de Trump rumbo a la presidencia de Estados Unidos fue la frase Drain the Swamp (Drenar el Pantano), con la cual el presidente electo ha expresado su intención de limpiar las instituciones gubernamentales de la corrupción. En una acción contraria al sentido de este eslogan de Trump, el primer acto de los republicanos en la sesión inaugural del 115 Congreso estadounidense fue destripar la Oficina de Ética de la Cámara de Representantes, según información de The Washington Post.

La Oficina de Ética del Congreso (OCE, por su sigla en inglés) es una entidad independiente y no partidista, creada en el 2008, la cual atiende las denuncias por mala conducta que se realizan en contra de oficiales y personal de la Cámara de Representantes de Estados Unidos. Esta dependencia se encarga de establecer y supervisar los estándares de conducta ética de los congresistas estadounidenses y del personal de la Cámara de Representantes en general.

De acuerdo con TWP, para muchos legisladores, la OCE está fuera de control, debido a las irregularidades en las que se ven enmarcadas las acusaciones que han afectado a miembros tanto del Partido Republicano como del Demócrata. Sin embargo, Trump acusó a los legisladores republicanos de atender esta ley cuando, de acuerdo con él, existen problemas más graves en la agenda del Congreso estadounidense. Los republicanos revocaron las modificaciones que hicieron a la OCE la noche del mismo día en la que la cambiaron.

6. Ford también se cuadra

En diciembre pasado, la compañía automotriz Ford Motor Co anunció que continuaría con sus planes de inversión en México pese a las amenazas del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, quien ha manifestado que impondrá un impuesto de 35% a aquellas empresas estadounidenses que fabriquen sus productos fuera de Estados Unidos pero que pretendan venderlos en este país. Sin embargo, este martes 3 de enero, la automotriz decidió cancelar una inversión de 1,600 millones de dólares con la que pretendía construir una planta en San Luis Potosí, la cual estaría destinada a la fabricación de vehículos pequeños y que generaría en nuestro país alrededor de 2,400 empleos directos. La compañía indicó también que invertirá 700 millones de dólares y que abrirá 700 nuevos puestos de trabajo en su planta de Flat Rock, Michigan, en Estados Unidos.

De acuerdo con un comunicado de Ford, la decisión de cancelar la nueva planta en México tiene que ver con la necesidad de usar completamente la capacidad de las instalaciones existentes en Estados Unidos y refirió que no pactó con Trump esta resolución. El magnate neoyorquino de los bienes raíces felicitó este miércoles la decisión de Ford a través de su cuenta de Twitter y advirtió que éste sólo es el comienzo . La Casa Blanca también vio con buenos ojos la medida aunque evitó darle cualquier crédito al magnate de los bienes raíces.

7. Todos contra el Obamacare

Este martes 3 de enero, el senador republicano de Estados Unidos, Mike Enzi, presentó una propuesta para iniciar la derogación del programa de seguro de salud que impulsó Barack Obama durante buena parte de su mandato, el cual brinda cobertura médica a millones de estadounidenses. La Ley de Asistencia Asequible, conocida popularmente como Obamacare, fue puesta en ejecución en el 2010 y le ha otorgado cobertura médica a más de 20 millones de ciudadanos estadounidenses.

La propuesta del senador republicano, que podría ser votada la semana próxima, hace eco de diversas declaraciones hechas por Donald Trump desde que inició su campaña electoral por la Presidencia de Estados Unidos, en las que se lanzó contra el plan de seguridad social de Obama, al cual calificó como un desastre. Ayer miércoles 4 de enero, el vicepresidente electo de Estados Unidos, Mike Pence, y la cúpula del Partido Republicano dejaron muy en claro su intención de revocar el Obamacare.

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx