La policía dispuso una gran cacería en busca de un exagente de policía de Los Ángeles, sospechoso de matar a una pareja y a un policía y de herir gravemente a otro agente, anunciaron ayer jueves las autoridades estadounidenses.

La búsqueda de Christopher Dorner, que fue despedido del Departamento de Policía de Los Ángeles en el 2008 por acusaciones falsas, comenzó después de que se le vinculó con la matanza del fin de semana, una de cuyas víctimas era la hija de un excapitán de policía que lo había representado durante ese proceso disciplinario.

Ayer por la mañana, la policía fue agredida a tiros en dos sitios del condado de Riverside, al este de Los Ángeles.

La primera agresión ocurrió en Corona e involucró a dos agentes de Los Ángeles que trabajaban en una cuadrilla de seguridad, dijo el sargento Alex Báez. Más tarde, dos agentes en una patrulla de rutina en la vecina Riverside fueron emboscados en un semáforo en alto, expuso el teniente Guy Toussaint. Uno murió y el otro estaba grave, en cirugía.

Dorner es buscado por la muerte de Monica Quan y su novio, Keith­ Lawrence, que fueron hallados acribillados a tiros en su automóvil en un estacionamiento el domingo por la noche, dijo el jefe de policía de Irvine, David Maggard.

Dorner, de 33 años, se autoincriminó en las matanzas con un manifiesto escrito que incluyó amenazas en contra de la policía de Los Ángeles.