El presidente español Mariano Rajoy siempre voltea hacia el lado que le conviene. En particular cuando eventos de corrupción le rodean. Uno de los casos más emblemáticos es el que se conoce como Papeles de Bárcenas .

El 18 de enero del 2013 el periódico El Mundo reveló que Luis Bárcenas, tesorero del Partido Popular (PP), había pagado sobresueldos en dinero negro a varios funcionarios del instituto político conservador. Bárcenas escaló puestos durante los gobiernos del presidente José María Aznar. Los importes que entregaba Bárcenas provenían principalmente de empresas de construcción que participaban en concursos y entregaban un porcentaje de cada proyecto al partido. Bárcenas llevaba la contabilidad negra en una libreta, y escribía a mano.

El 27 de junio del 2013, Bárcenas ingresó a la cárcel por orden del juez Pablo Ruz para evitar el riesgo de fuga y asegurar la preservación de fuentes de prueba .

El Mundo publicó copias de la libreta de los papeles de Bárcenas . En uno de ellos aparecía MR, posiblemente se trataban de las iniciales del nombre del actual presidente. La cantidad de dinero que presumiblemente recibió el entonces secretario del PP, Mariano Rajoy, fue el equivalente a 118,000 dólares.

En marzo del 2013 también publicó la copia de un mensaje SMS escrito desde el teléfono del presidente Rajoy. Lo dirigía a Bárcenas: Luis, sé fuerte .

Desgaste frente ?a la corrupción

No hay día que la prensa española no publique nuevas entregas sobre casos de corrupción del PP.

Rajoy no ha querido hablar sobre los temas que involucran a su partido. En la legislatura pasada no asistió al Congreso simplemente porque el PP era mayoría. Ahora ya no goza del privilegio. Los casos lo están arrinconado.

Uno de los casos más sonados durante las últimas semanas fue la renuncia de su amiga, Esperanza Aguirre, a todos los cargos que tenía en el PP. Ícono del partido, Aguirre fue ministra, presidenta del Senado y jefa de la Comunidad de Madrid. Su renuncia fue detonada debido al escándalo de corrupción por el que fue detenido y enviado a prisión su ex mano derecha , Ignacio González.

Acorralado

Tres semanas después de la detención de Ignacio González, Mariano Rajoy se enfrentó en el pleno del Congreso a las preguntas del PSOE y Podemos sobre los últimos casos de corrupción, y lo hizo con el viejo recurso parlamentario de devolver los golpes donde más duele al adversario. El socialista Antonio Hernando acusó al presidente del gobierno de estar acorralado por la corrupción de su partido , mientras que Pablo Iglesias aprovechó para promocionar su moción de censura que desea aplicar en contra del presidente.

Rajoy repitió que el Ejecutivo cumple ya con sus obligaciones para combatir la corrupción al mejorar los controles, apoyar a las instituciones que persiguen el fenómeno como la Fiscalía, la Policía y los jueces, y endurecer las sanciones por esos delitos. Al parecer, inicia lo peor para Rajoy.