El exsenador federal por estado de Colorado y exsecretario de Seguridad Interior en la presidencia de Barack Obama, Kenneth Lee Salazar, nominado para ser embajador de Estados Unidos en México, aseguró que de ser confirmado para el cargo trabajará de cerca con el gobierno mexicano y construirá el diálogo en temas de seguridad, de comercio y migración.

Durante su comparecencia ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado para su confirmación consideró que si bien la relación está llena de desafíos también lo está de oportunidades por lo que no se puede “dejar que se vaya al abismo”. “Es el momento de que ambas naciones se acerquen a la realidad para crear prosperidad, seguridad y paz para sus ciudadanos”, sentenció.

“En mi opinión, es hora de crear un cambio transformador en la relación Estados Unidos-México marcando el comienzo de una nueva era de asociación con nuestro vecino del sur”, destacó.

“No podemos darnos el lujo de que la relación con México se vaya al abismo”, agregó.

De confirmarse su nominación enumeró que la asociación bilateral debe abordar trabajos y oportunidades económicas para la gente de los Estados Unidos y México a través del comercio, la infraestructura, el turismo y la inversión; proteger la frontera compartida y crear un entorno ordenado, seguro y humano en el marco de la migración; identificar alianzas que aborden el flagelo de la violencia y el respeto a la ley, así como participar en una transformación de la sostenibilidad global para un planeta viable respetando la soberanía de ambas naciones.

“Espero trabajar con el presidente Biden y la vicepresidenta Harris y el Congreso de los Estados Unidos para promover los intereses de Estados Unidos en México. También espero trabajar con el gobierno mexicano para promover nuestros intereses compartidos en México y en los Estados Unidos”, declaró.

Ante la inquietud de senadores estadounidenses por la reforma energética de México, Salazar prometió proteger a las empresas de EU manteniendo un diálogo constructivo y respetando la soberanía mexicana.

Al ser cuestionado sobre las posibles violaciones de derechos humanos y contra los periodistas expresó que se acercaría con las autoridades para atender el asunto.

En cuanto al tema de seguridad puntualizó: “Temas como el de seguridad no se pueden afrontar sin el trabajo conjunto del gobierno de México, ya que compartimos esa responsabilidad en ambos lados de la frontera”.