Los estudiantes de la escuela de Florida donde murieron 17 personas la semana pasada, anunciaron que organizarán marchas nacionales para pedir un mayor control de armas. El 24 de marzo organizarán la Marcha por Nuestras Vidas; solicitarán rendición de cuentas a los políticos que reciben donaciones de la Asociación Nacional del Rifle (NRA).

“Vamos a marchar juntos como estudiantes, rogando por nuestras vidas”, dijo Cameron Kasky en State of the Union de CNN. Kasky, estudiante de tercer año de la escuela Marjory Stoneman Douglas High School  en Parkland, Florida, ha sido parte de un torrente de ira de estudiantes que sobrevivieron al tiroteo, muchos de los cuales culparon públicamente al presidente Trump y a los políticos apoyados por NRA por crear las condiciones que llevaron al tiroteo. “Vamos a marchar juntos como estudiantes, rogando por nuestras vidas”, agregó Kasky, en declaraciones a los medios. “Esto no tiene que ver con el partido republicano. No tiene que ver con los demócratas. Se trata de crear una señal de vergüenza para cualquier político que acepte dinero de la NRA”, aseguró el estudiante.

Otra estudiante, Emma González, dijo en This Week de la cadena ABC que los estudiantes quieren tener conversaciones sobre el tema con el presidente Trump, el senador Marco Rubio y el gobernador Rick Scott. “Queremos darles la oportunidad de estar en el lado correcto de esto”, agregó.

Los estudiantes aparecieron en varios programas dominicales para discutir sus puntos de vista tras el tiroteo, y dejaron en claro que van a apuntar a los legisladores que consideran que están en contra de su causa.