Viena.- Irán notificó en Viena a la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) el acuerdo tripartito entre Irán, Brasil y Turquía de canje de uranio, indicó el portavoz de la agencia, en una carta con la que Teherán quiere tranquilizar a la comunidad internacional.

Pese a las negaciones del régimen islámico iraní, que afirma que su programa nuclear es puramente civil y pacífico, las grandes potencias y la Organización de Naciones Unidas (ONU) sospechan que Irán pretende tener armas atómicas.

Los diplomáticos iraníes entregaron la carta de notificación del acuerdo tripartita firmada por el jefe de la Organización de la Energía Atómica Iraní, Alí Akbar Salehi, en una reunión en la residencia del director general de la AIEA, el japonés Yukiya Amano, en Viena.

En la entrevista, que duró unos 40 minutos, participaron diplomáticos brasileños y turcos, cuyos países son miembros no permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU.

En los documentos entregados a la AIEA, Teherán estipula que "la República Islámica de Irán anuncia su acuerdo con el contenido de la declaración tripartita (Irán-Turquía-Brasil) y afirma que sus diferentes artículos están vinculados entre ellos y que cada uno tiene una importancia particular", según extractos publicados por la agencia de prensa iraní IRNA.

El acuerdo irano-turco-brasileño, firmado el 17 de mayo pasado en Teherán durante una visita del presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, y del jefe del gobierno turco, Recep Tayyip Erdogan, prevé el intercambio en Turquía de 1,200 kilos de uranio enriquecido a 3.5% contra 120 kilos de combustible enriquecido a 20% entregado por las grandes potencias y destinado al reactor nuclear de investigación médica de Teherán.

"Esperamos de la Agencia, conforme con el artículo 6 de la declaración, que informe al grupo de Viena (Estados Unidos, Rusia, Francia) y nos transmita la respuesta positiva de este grupo (...) lo cual permitirá empezar las negociaciones sobre los detalles del intercambio de combustible", añadió Alí Akbar Salehi en su carta.

Poco después de la reunión, un portavoz de la AIEA, Gill Tudor, confirmó el contenido del documento y anunció que Amano "iba a transmitir la carta a Estados Unidos, Rusia y Francia".