Washington/Canberra. El presidente Donald Trump tuiteó que puso a Irán sobre aviso , haciendo eco de comentarios hechos un día antes por el asesor de seguridad nacional del mandatario estadounidense después de que Teherán hizo una prueba de misil.

El mandatario y su asesor de Seguridad Nacional, Michael Flynn, no entraron en detalles sobre las acciones que podría tomar EU.

Trump comentó en Twitter que Irán estaba a punto de colapsar hasta que Estados Unidos llegó y le dio un salvavidas en forma del acuerdo iraní: $150,000 millones , en referencia al pacto que firmó Teherán con seis potencias para acotar su programa nuclear a cambio del alivio de las sanciones.

En sus primeras declaraciones desde que Trump asumió el cargo, Flynn denunció enérgicamente el miércoles el comportamiento de Irán, lo acusó de amenazar a los aliados de Estados Unidos y de propagar la inestabilidad en Medio Oriente. Además, acusó que el gobierno de Obama no respondió apropiadamente a las acciones malignas de Teherán .

Responde Teherán

Irán calificó de provocadoras las advertencias estadounidenses sobre su papel desestabilizador en Oriente Medio. Las palabras de Flynn son sin fundamento, repetitivas y provocadoras , respondió el vocero del ministerio iraní de Relaciones Exteriores, Bahram Ghasemi, citado por la agencia de prensa oficial Irna.

Según Ghasemi, las observaciones de Flynn caen en el momento en que los esfuerzos de la República Islámica de Irán en la lucha contra los grupos terroristas en Oriente Medio son conocidos por todos .

Es lamentable que la administración estadounidense, en lugar de apreciar a la nación iraní por su lucha sin descanso contra el terrorismo, ayude en la práctica a los grupos terroristas repitiendo las mismas observaciones sin fundamento y adoptando medidas inadaptadas , agregó.

Desde Washington, Trump respondió que nada está excluido a la pregunta de un periodista sobre si se había excluido una acción militar contra Irán tras su prueba del misil balístico realizada el domingo.

Teléfono descompuesto

El primer ministro australiano insistió en que sigue en pie un acuerdo alcanzado con el gobierno de Barack Obama, que permitiría que los refugiados musulmanes rechazados por Australia sea reasentados en Estados Unidos, pese a que el presidente Donald Trump calificó el acuerdo como tonto y prometió revisarlo.

Los mensajes contradictorios llegaron horas después de que el periódico The Washington Post publicara un artículo que detalla un tenso intercambio entre Donald Trump y el primer ministro, Malcolm Turnbull, durante su primera llamada telefónica como líderes de sus respectivas naciones.

Según el diario, el presidente Donald Trump describió el pacto como el peor acuerdo de la historia y acusó a MalcomTurnbull de buscar exportar a los próximos bombarderos de Boston . Trump se refirió así a Tamerlan y Dzhokhar Tsarnaev, que nacieron en Kirguistán y que colocaron dos bombas durante el maratón de Boston del 2013.

El primer ministro de Australia dijo que la relación de su país con Estados Unidos sigue siendo muy fuerte y se negó a comentar sobre el reporte del periódico de que Trump, enojado, cortó abruptamente la llamada telefónica luego de 25 minutos mientras el premier australiano trataba de llevar la conversación a otros temas.

Es mejor que estas cosas estas conversaciones se conduzcan de manera honesta, franca y privada , expresó Malcom Turnbull a reporteros.

Durante una entrevista negó que Donald Trump le haya colgado, diciendo que la conversación había terminado cortésmente .