La huelga de controladores de vuelo y de pista en el Aeropuerto de Frankfurt se prolongará hasta el viernes, debido a que el conflicto está trabado por la dureza de posturas del sindicato y de Fraport, la empresa que administra esa central aérea.

Los directivos de Fraport pusieron en los lugares que dejaron vacíos los controladores mientras se resuelve el conflicto salarial a personal que habían capacitado en forma previa.

Como resultado, la cancelación de vuelos se ha reducido a entre 180 y 200 diarios, alrededor de una quinta parte del total de vuelos diarios. Eso quiere decir que el 80% de los vuelos tienen lugar.

Esas fuentes informaron que este día sólo está planeada la cancelación de 187 vuelos, mientras que ayer fueron 240 los que no pudieron tener lugar.

Este martes es el cuarto día de paro de labores por parte de los controladores. Desde el inicio de la huelga hasta hoy se cancelaron 750 vuelos.

Esa estrategia ha endurecido la posición del sindicato de controladores de campo y de pista, de forma que ahora han extendido la huelga hasta el viernes.

En principio, la huelga iba a durar del jueves en la tarde hasta el lunes, después el sindicato la alargó hasta el miércoles y ahora hasta el viernes.

Directivos de Fraport han declarado a la prensa que cada vez se reduce más el número de vuelos cancelados como resultado de la puesta en marcha del equipo sustituto, de forma que no se han producido hasta el momento escenas de caos en la mayor central aérea de Alemania.

La empresa informó a través de portavoces que está preparada para una larga lucha laboral, ya que considera que las demandas del sindicato de los 200 controladores plantea demandas excesivas.

El portavoz del Sindicato de Controladores, Matthias Maas, declaró que la prolongación de la huelga tiene el objetivo de aumentar la presión sobre la empresa, y agregó que esta debe volver a la mesa de negociaciones al tiempo que criticó el trabajo que está llevando a cabo el equipo sustituto.

Señaló que éste sólo realizó un breve entrenamiento, calificó su trabajo de peligroso y puso en duda que todos los que están sustituyendo a los controladores aéreos y de pista tengan las licencias que estipula la ley para llevar a cabo ese trabajo.

Según Fraport, el sindicato quiere imponer un aumento salarial de 70% para los 200 controladores de diversos tipos del Aeropuerto de Frankfurt. La empresa incrementó los sueldos de los controladores de pista en el Aeropuerto de Munich, pero sólo a los 36 que realizan esa labor.

Los controladores aéreos y quienes llevan a cabo la planeación de los movimientos de los vuelos no están incluidos, lo que demanda el sindicato en Fraport.

Fraport informó que había estado de acuerdo en nivelar el sueldo de los controladores de pista de Fraport con los del Aeropuerto de Hamburgo, pero no en hacerlo con los otros controladores y diseñadores de planes de tráfico aéreo.

El sindicato demanda el aumento para todos sus afiliados en el puerto aéreo de Frankfurt.

RDS