Bruselas. Cerca de 2,000 ciudadanos se han visto afectados en Francia por un nuevo ataque al sistema de tributación francés.

Según un periódico galo, unos piratas informáticos habrían logrado hurtar las declaraciones de la renta de miles de usuarios. Desde la administración, instan a utilizar contraseñas más seguras, y publica un manual sobre buenas prácticas para evitar ser estafados.

Le Canard Enchainé reveló que las declaraciones de la renta de más de 2,000 contribuyentes franceses han sido hackeadas por piratas informáticos.

El suceso ocurrió en junio pasado, cuando los hackers se introdujeron en los sistemas informáticos de contribuyentes cambiando puntos de sus declaraciones de la renta haciendo que tuviesen que pagar menos impuestos. La estrategia también pasó por sustituir el número de la cuenta en la que se tenía que devolver el dinero por cuentas bancarias ficticias; de este modo, al ser la cuenta falsa, el dinero no podría devolverse a nadie.

“La Dirección General de Finanzas Públicas (DFGiP) notó una ola inusual de renovaciones de contraseñas (...) y reaccionó de inmediato”, publicó la propia dirección francesa. De acuerdo con un comunicado de prensa, la administración bloqueó el acceso a las 2,000 cuentas pirateadas e informó a los diversos operadores implicados “muy rápidamente” para “evitar cualquier daño o impacto fiscal a los usuarios relacionados con un posible uso fraudulento de estos accesos”.

Los investigadores coinciden en que el objetivo principal de los hackers no era el de cobrar las devoluciones, sino que más bien su pretensión era poner de manifiesto la vulnerabilidad del sistema tributario francés.

En este sentido, la DFGiP publicó un documento en el que “recuerda” las buenas prácticas para evitar estafas fiscales relacionadas con la apropiación indebida y falsificación de correos electrónicos, mensajes de texto y llamadas telefónicas.