La gripe aviar está causando estragos entre la población de cormoranes de Ciudad del Cabo, Sudáfrica, alertó este miércoles una fundación ornitológica.

"Sabemos que tenemos más de 12,000 cormoranes muertos hasta ahora, una cifra probablemente subestimada", dijo Katta Ludynia, investigadora de la fundación sudafricana para la conservación de los animales costeros.

No todas las playas están controladas y algunos cadáveres de aves pueden ser arrastrados por el mar, subraya.

Los cormoranes de Ciudad del Cabo anidan a lo largo de las costas de Sudáfrica y Angola. Su número se estima en cerca de 234,000.

Esta ola de gripe aviar se produce en un momento en que los cormoranes se enfrentan a una disminución del número de peces, en particular de sardinas.

La falta de alimentos podría haberlos debilitado, haciéndolos más vulnerables a la gripe aviar.

No es posible curar a los cormoranes afectados por la gripe aviar, pero para esta especialista, la única solución para frenar su propagación es retirar rápidamente los cadáveres y sacrificar a las aves que presenten síntomas de esta enfermedad.