Beirut. El ejército de Estados Unidos dijo que está ajustando las pautas para el uso de todos los dispositivos inalámbricos y tecnológicos en las instalaciones militares  luego de que una empresa de tecnología de geolocalización (GPS) hizo pública información sensible sobre tropas estadounidenses al difundir la ubicación de los usuarios de distintos programas para hacer ejercicio.

Esta información la hizo pública en su página web la empresa deportiva Strava al publicar un “Mapa mundial de calor” en el que se puede observar los contornos de las bases militares de EU en algunos de los lugares más peligrosos del mundo, junto con las rutas de convoyes.

En el mapa de Strava, es posible hacer clic en una ruta de trote frecuente y ver quién la corre y en qué horarios. Un usuario de Strava demostró cómo usar el mapa para identificar por nombre a un comandante del Ejército de EU y la ruta que utiliza en una base en Afganistán.

Mostrando la localización registrada entre el 2015 y el 2017 de las personas que emplearon aplicaciones para dispositivos celulares relacionadas con la actividad deportiva, en el mapa de la empresa se observa la densidad de usuarios en cada zona del globo.

De este modo, lugares de Europa, Estados Unidos y partes de América Latina reflejan una “temperatura” mayor con una inmensa parte de la superficie iluminada, donde se concentra el grueso de los 27 millones de usuarios que dice tener la compañía. Sin embargo, en Afganistán, Irak o Siria, el uso del servicio es más limitado y apenas se perciben destellos en algunos enclaves concretos.

Las bases en sí no son visibles en las vistas de satélites de proveedores comerciales como Google Maps o Apple Maps.

“El rápido desarrollo de las nuevas tecnologías mejora nuestra calidad de vida pero también supone retos para nuestra seguridad operativa y nuestras fuerzas de protección. Estamos trabajando para refinar nuestras políticas y procedimientos para mitigar esos riesgos”, afirmó un vocero del Comando Central estadounidense en un comunicado.

Desde la compañía se han defendido recordando que el modo “privado” habría evitado que los datos de cualquier usuario se vean publicados de esta manera, igual que los correspondientes a militares del Ejército de Estados Unidos.