Madrid. El gobierno español espera “poder abrir la puerta política de nuevo” tras la inminente sentencia del Tribunal Supremo contra 12 líderes separatistas catalanes, afirmó la secretaria de Estado de España Global, Irene Lozano.

La sentencia del Supremo, tras el juicio celebrado en Madrid entre febrero y junio, depurará responsabilidades en el proceso político que en octubre del 2017 culminó en una infructuosa declaración unilateral de independencia de Cataluña.

La fiscalía pide elevadas penas de prisión, de hasta 25 años en el caso del exvicepresidente regional catalán Oriol Junqueras, por rebelión y malversación de fondos públicos.

Pero sobre todo se anuncia como un terremoto político en Cataluña, donde su gobierno regional, en manos de los separatistas, sigue comprometido con el objetivo de la secesión, y donde el movimiento independentista está ya preparando movilizaciones masivas de repulsa a la sentencia.

“Termina la etapa penal y sería un gran momento para poder abrir la puerta política de nuevo” y “empezar a solucionar el conflicto políticamente”, dijo en un encuentro con la prensa internacional Irene Lozano, cuya misión dentro del gobierno de Pedro Sánchez es de defender en el exterior la imagen de la democracia española.

“Dentro de la Constitución hay muchos aspectos de los que se puede hablar”, añadió Lozano, empleando una fórmula utilizada por el presidente Pedro Sánchez.

Con todo, la secretaria de Estado, dependiente del ministerio de Exteriores, se mostró muy cautelosa y afirmó que hará falta tiempo para “bajar la tensión” dentro de una crisis política que “creo que va para largo”.

Lozano consideró, asimismo, que los independentistas, en el poder en Cataluña, deberán “reconocer el fracaso” de su estrategia, la de “desinformar a su propia población” prometiéndole una independencia que no se ha producido.