Ankara. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, acusó el día de ayer 13 de agosto, a su homólogo francés, Emmanuel Macron, de intenciones “colonialistas” en Líbano, calificando su visita reciente a Beirut como un “espectáculo”, en un contexto de tensiones crecientes entre Ankara y París.

“Lo que Macron y compañía quieren es restaurar el orden colonial (en el Líbano)”, fustigó Erdogan en un discurso en Ankara. “A nosotros, buscar que nos saquen fotos o actuar frente a las cámaras no es lo que nos interesa”, añadió.

El jefe de Estado turco hacía referencia a la visita muy mediatizada de Macron a Beirut la semana pasada, tras una explosión, el 4 de agosto, que provocó 171 muertos y más de 6,500 heridos y casi devastó la capital.

El presidente turco no visitó personalmente Beirut, pero envió allí la semana pasada a su vicepresidente y al ministro de Exteriores.

Líbano estuvo bajo mandato francés desde 1920 hasta su independencia, en 1943. Antes de esto, durante cuatro siglos se mantuvo bajo dominio otomano.

Los virulentos ataques verbales de Erdogan tienen lugar en un contexto de tensiones en aumento entre Turquía y Francia, a causa sobre todo de intereses divergentes en Libia y el Mediterráneo oriental.

Las prospecciones turcas de hidrocarburos en esta región marítima han despertado la cólera de Grecia y la Unión Europea.

En apoyo de Atenas, París denunció las actividades “unilaterales” de Ankara y anunció el día de ayer 13 de agosto, que ha reforzado temporalmente su presencia militar en el Mediterráneo oriental, desplegando dos aviones y dos buques de guerra.

La prensa turca progubernamental acogió la noticia con indignación, acusando a Francia de “traspasar los límites” y “buscar la guerra”.

Erdogan no comentó de manera directa la decisión francesa, pero atacó sin nombrarlo a un “país que no tiene costas sobre el Mediterráneo oriental”, advirtiéndole que “no se crea más grande de lo que realmente es”.

Estados Unidos, reacciona

Estados Unidos expresó ayer 13 de agosto, su preocupación por el despliegue militar francés en el Mediterráneo para apoyar a Grecia ante los reclamos gasísticos de Turquía .

Francia y Turquía son “dos aliados muy importantes de la OTAN y nos gustaría ver una reducción de las tensiones”, comentó un vocero del Departamento de Defensa, Jonathan Hoffman.

“Nos gustaría por tanto que sigan cooperando y que encuentren soluciones que no impliquen la necesidad de tener buques de guerra o aviones desplegados en un entorno nada cooperativo”, dijo.

El hallazgo de grandes yacimientos gasísticos en el Mediterráneo oriental en los últimos años despertó el interés de los países cercanos.