Teherán. Ayer, el ministro de Relaciones Exteriores de Irán se mostró optimista de que la visita a las instalaciones nucleares de Irán por inspectores de la ONU produciría un entendimiento pese a las preocupaciones mundiales de que Irán está tratando de construir armas nucleares.

La gira de inspección de tres días por el equipo internacional de la Agencia para la Energía Nuclear se produce en un momento de tensión, mientras que el Occidente impone nuevas sanciones para tratar de obligar a Irán a retrasar o detener su programa nuclear e Irán amenaza en represalia con cerrar el Estrecho de Ormuz, un estratégico paso de hidrocarburos en la zona.

Las conclusiones de esta visita podrían influir en la dirección y la urgencia de los esfuerzos liderados por EU para frenar la capacidad para enriquecer uranio de Irán.

Es probable que el equipo visite un sitio de enriquecimiento subterráneo cerca de la ciudad santa de Qom, 130 kilómetros al sur de Teherán. La delegación de la ONU incluye a dos expertos en armas; Jacques Baute de Francia y Neville Whiting de Sudáfrica, lo que sugiere que Irán podría estar preparado para hacer frente a algunos cuestionamientos relacionados con las denuncias de que se trata de cabezas nucleares.