Los dos pilotos franceses que recientemente se fugaron de República Dominicana para escapar a una condena por narcotráfico fueron encarcelados este lunes 2 de noviembre en Francia, tras haber sido interrogados por los jueces, indicaron fuentes judiciales.

NOTICIA: Marine Le Pen comparece por instigación al odio

Los gendarmes se presentaron por la mañana en los domicilios de Pascal Fauret, de 55 años, y de Bruno Odos, de 56, para llevarlos ante los jueces, indicaron fuentes cercanas al caso.

Tras declarar, fueron puestos en prisión preventiva, el primero en Lyon y el segundo en Grenoble. Los dos deben ser transferidos a Marsella (sur), para comparecer ante la jueza de instrucción que investiga un tráfico de droga de ambos lados del Atlántico, que la prensa francesa ha popularizado con el nombre de "Air Cocaïne".

NOTICIA: Francia y Arabia Saudí con acuerdos por 10,000 mdd

Los dos eran los pilotos de un avión de negocios Falcon 50, interceptado en marzo de 2013 en el aeropuerto de Punta Cana con 680 kilos de cocaína a bordo, repartidos en 26 valijas, según las autoridades dominicanas.

Ambos fueron condenados en agosto en Santo Domingo a 20 años de cárcel. A la espera de su juicio en apelación, fueron dejados en régimen de libertad vigilada con prohibición de abandonar el territorio dominicano.

Pero gracias a la mediación de varios allegados, entre ellos un eurodiputado ultraderechista y un experto en criminología, lograron escapar de forma rocambolesca, primero en barco y luego en avión, hasta llegar a Francia a fines de octubre.

NOTICIA: Ejecutivos de Uber en Francia enfrentan cargos por servicios ilegales

Los dos pilotos dijeron que querían declarar ante la justicia francesa para demostrar su inocencia, y esperaban ser interrogados por la jueza de Marsella que investiga el caso desde febrero de 2013.

La República Dominicana emitió una orden de arresto internacional contra los dos. No obstante, al llegar estos a Francia, París descartó extraditarlos.

Mientras tanto, otros dos franceses, pasajeros del aparato, Nicolas Pisapia y Alain Castany, siguen en el país caribeño, donde fueron igualmente condenados a 20 años de prisión y esperan a que se examine su caso en apelación.

rarl