París. La superación por parte de Irán de los límites de enriquecimiento de uranio, después de que Estados Unidos se retirara del acuerdo nuclear, fue “una mala reacción (...) a una mala decisión” que provoca el temor de que se desencadene una guerra, dijo el ministro de Asuntos Exteriores de Francia.

Las tensiones han aumentado, ya que Washington ha culpado a Irán de varios ataques a petroleros y la república islámica derribó un dron de vigilancia estadounidense, lo que llevó al presidente Donald Trump a ordenar ataques aéreos que canceló sólo unos minutos antes del impacto.

Teherán ha respondido a las sanciones de EU enriqueciendo uranio más allá de los límites establecidos y amenazando con reiniciar las centrifugadoras desactivadas y aumentar el enriquecimiento muy por encima del nivel considerado normal para la generación de electricidad.

“La situación es grave. El aumento de las tensiones podría provocar accidentes”, dijo el ministro francés de Asuntos Exteriores, Jean-Yves Le Drian, a periodistas cuando se le preguntó sobre el riesgo de una guerra generalizada en Medio Oriente.

“El hecho de que Irán haya decidido retirarse de algunos de sus compromisos en materia de proliferación nuclear es una preocupación adicional. Es una mala decisión, una mala reacción a otra mala decisión, la de la salida de Estados Unidos del acuerdo nuclear hace un año”, agregó al llegar al desfile militar anual del Día de la Bastilla en París.

Alemania, Francia y Reino Unido pidieron “parar la escalada de tensiones y retomar el diálogo”, en un comunicado tripartito divulgado.

“Creemos que ha llegado el momento de actuar de manera responsable (...) los riesgos son tales que es necesario que las partes se detengan y reflexionen sobre las posibles consecuencias de sus acciones”, añadió el comunicado de los tres cosignatarios del acuerdo nuclear con Irán del 2015.