Santiago. El presidente del gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, aseguró que su partido apostará más que nadie por llevar la “agenda del reencuentro” a Cataluña a partir del diálogo con la Generalitat que se iniciará esta semana.

“Si alguien cree en ese diálogo es el Partido Socialista”, sostuvo Sánchez, que destacó el “compromiso constitucional” de su organización y su adhesión a la totalidad del contenido de la Carta Magna, a diferencia de una derecha que a su juicio quiere reducirla a “un 155 semanal”.

Un artículo al amparo del cual un gobierno, bajo el control del Senado, puede adoptar medidas de intervención de una autonomía ante incumplimientos manifiestos y atentados al interés general y que es el que preconiza, según Sánchez, el tripartito del Apocalipsis, término en el cual encuadra a PP, Ciudadanos y Vox.

Estos pilares no pueden ser garantizados por el actual presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, referente de un PP cuyas siglas todavía significan en todo el Estado “corrupción, retroceso social y confrontación territorial”, en palabras de Sánchez.

Por este motivo, Sánchez ironizó con que el actual presidente gallego esconde su pertenencia a este partido, y manifestó que “la ola del cambio ha llegado” también a este territorio y llevará a Caballero a relevarlo en cuanto se celebren los comicios autonómicos.

Crisis del PP en el País Vasco

El líder de los populares vascos ha afirmado que el presidente del PP, Pablo Casado, le “acaba de comunicar que no será candidato a las elecciones vascas”. “Quiero agradecer todo el apoyo del PP vasco, que es y será siempre mi partido”, añadió.

Esta decisión llega después de que el viernes la dirección nacional del PP y Ciudadanos rubricasen un pacto de coalición de cara a los comicios autonómicos, mediante el cual la formación naranja se aseguraba dos puestos de salida, sin especificar cuáles.

A Alonso el PP no lo incluyó en las negociaciones y fue informado del pacto por Ciudadanos a medianoche.