Tildadas como una dura prueba para el proyecto de integración de la Unión Europea de cara al 60 aniversario de su tratado fundacional, los resultados de las elecciones parlamentarias en los Países Bajos no catapultarán las ideas del ultraderechista Geert Wilders, pues la presencia de los discursos populistas es nueva en el continente y responde más a conflictos domésticos, de acuerdo con especialistas en la materia.

El profesor e investigador de la División de Administración Pública del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), Rik Peeters (de nacionalidad holandesa), explica que la influencia del populismo no es un fenómeno nuevo en Europa, como lo es en Estados Unidos.

El populismo en los Países Bajos y Europa existía antes del fundador del Partido por la Libertad (PVV), Geert Wilders, y previo al triunfo del magnate Donald Trump, señala Peeters, quien ostenta el cargo de maestría por la Universidad de Tilburg.

Wilhelmus Simon Petrus Fortuijn, conocido como Pim Fortuyn, es considerado como el pionero del populismo xenófobo en los Países Bajos. Fue un funcionario público, sociólogo y profesor que se pronunció en contra del fundamentalismo islámico. En el 2002, fue asesinado en plena campaña electoral.

Sobre el sistema político, la embajadora de los Países Bajos en México, Margriet Leemhuis explicó a El Economista vía correo electrónico que el país que representa cuenta con una rica democracia , en la que 28 partidos participan en las elecciones.

En Holanda los gobiernos se forman con base en coaliciones. La situación electoral en otros países es diferente, donde un menor número de partidos compiten por el liderazgo , detalla la embajadora.

Por su parte, Edwin Timmer, corresponsal de uno de los principales medios holandeses, Telegraaf, expone a El Economista que el apoyo mostrado a Wilders no es sinónimo de un aumento de racismo o expresiones xenófobas: significa que problemas de integración de las personas migrantes e inseguridad económica no se han resuelto.

El problema en Holanda, como en muchos países de Europa, con la llegada de personas migrantes de países árabes -particularmente de Marruecos y Turquía- en la década de 1960, es un choque que surge desde la religión y una inadecuada integración en la cultura holandesa.

Rik Peeters y Edwin Timmer coinciden en una improbable salida de loa Países Bajos de la Unión Europea, pues, independientemente de las críticas hacia este mecanismo, la principal actividad económica de su país es la exportación de productos a este hemisferio del planeta

Relaciones con México

Sobre las vínculos con México tras la jornada electoral, la embajadora Margriet Leemhuis informó que su país tiene una política exterior estable. Nuestras prioridades en México se enfocan en el sector económico y los derechos humanos , dijo.

Agregó que la labor de su país europeo en tierras mexicanas se enfoca, principalmente, en temas de agua, infraestructura y energía.

[email protected]