Beirut. El gobierno de Siria declaró que tomó el control total de Alepo después de que los últimos combatientes rebeldes y civiles fueron evacuados de la ciudad, lo cual fue posible gracias a un acuerdo que negociaron Rusia y Turquía.

El ejército sirio anunció en los medios estatales que la seguridad y estabilidad estaba de regreso en Alepo. Los terroristas -término usado por el gobierno del presidente sirio Bashar al Assad para describir a casi todos sus opositores- se encontraban fuera de la ciudad.

El fin de la presencia de la guerrilla en Alepo representa la guerra civil que más ha golpeado a ese país, a su sociedad y a su economía; sin embargo, es la victoria más significativa para el régimen del mandatario Assad desde que comenzó el movimiento rebelde en su contra en el 2011.

El ejército ha restablecido la seguridad en la ciudad luego de que los últimos rebeldes salieron del baluarte que les quedaba en el sector oriental, indicaron las fuerzas armadas sirias en un comunicado.

Gracias a la sangre de nuestros mártires, los sacrificios de nuestras valerosas fuerzas armadas así como las fuerzas auxiliares y aliadas (...) el estado mayor de las fuerzas armadas anuncia el retorno de la seguridad en Alepo tras su liberación del terrorismo y la salida de los rebeldes que siguen saliendo de nuestra amada ciudad , detalló el documento emitido por el Ejército.

Esta victoria representa un giro estratégico (...), demuestra la capacidad del ejército sirio y sus aliados para ganar la batalla contra los grupos opositores y plantea las bases de una nueva fase para desterrar el terrorismo en el territorio de República Árabe Siria , agregó la misiva.

En el plano político, es una gran pérdida para los combatientes insurgentes y para la revolución que realiza la retirada de los territorios que defendían , reconoció Yasser al Yussef, responsable del buró político del grupo rebelde Nurredin al Zinki.

Apoyos externos

Añadió que representa una victoria compartida con Rusia que irrumpió en el conflicto en septiembre del 2015, e Irán quien apoyó al presidente Bashar al Assad, y la situación militar empezó a cambiar .

El director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Rami Abdel Rahman, explicó que el ejército sirio y el Hezbolá chiita libanés (aliado del régimen de Assad) se han desplegado en el último reducto que controlaba la rebelión, que es el este de Alepo, y donde se espera que intervenga personal especializado en minas o desminadores para realizar los trabajos de inspección que corresponde en retirarlas tras una guerra como la que vivió Siria.

Alepo es una de las ciudades más antiguas del mundo, pasó a convertirse en el principal frente del conflicto sirio y de la guerra civil, incrementando la complejidad, implicando a múltiples actores apoyados por diferentes potencias regionales e internacionales.

La ciudad estaba dividida en dos, y desde el 2012 la constante fue bombardeos mutuos y los combates fratricidas entre la parte rebelde y la gubernamental.

Autoridades sirias detallan que antes de la guerra vivían en el este de Alepo 250,000 personas.

Los enfrentamientos en ese territorio concluyeron debido a un acuerdo apadrinado por Rusia e Irán, aliados del régimen, y Turquía, que apoya a la rebelión; el tratado permitió el traslado de civiles y rebeldes.

Y fue posible que decenas de miles de residentes a favor de los rebeldes de Alepo comenzaran a embarcar en autobuses para huir de sus distritos orientales afectados por la guerra .

En medio de clima de invierno frío los hombres desesperados, mujeres y niños esperaban a ser transportados hacia el oeste de la provincia de Idlib. El acuerdo se rompió varias veces como milicianos aliados del gobierno de Líbano e Irán exigió evacuaciones similares de aldeas chiíes cercanas sitiadas por los combatientes rebeldes.

Desde el 2011 la guerra siria se ha cobrado más de 310,000 muertos

El último convoy de rebeldes y sus familiares abandonó en la noche de este jueves, bajo un clima gélido, el este de la ciudad, donde la resistencia se encontraba, y se enfrentaron a bombardeos aéreos y terrestres de inusitada violencia.