Ankara.- El gobierno turco encabezado por Recep Tayyip Erdogan afirmó en la madrugada del sábado haber recuperado el poder en Turquía, luego de un golpe de Estado perpetrado por una fracción del Ejército en la noche del viernes.

Horas antes y por televisión, Erdogan había convocado a sus seguidores a salir a las calles a defender el régimen elegido por el voto de los turcos en las urnas.

Un grupo militar había conseguido en la noche del viernes el control del gobierno turco, afirmando a través de la televisión haber tomado el principal aeropuerto de Estambul y los puentes carreteros sobre el Bósforo que conectan a Turquía con el resto de Europa y su parte asiática.

Esta fue una acción que el primer ministro, Binali Yildirim, calificó como un "intento ilegal" de una sola fracción de los militares.

"El poder en el país ha sido tomado en su totalidad", indicó un comunicado leído por la milicia en la cadena NTV. Se habló también de que las redes sociales tienen afectaciones tras las acciones de los sublevados.

El primer ministro denunció un "intento ilegal" de un grupo dentro del ejército y advirtió que "quienes formen parte de estos actos ilegales van a pagar el más alto precio".

Esto no puede ser llamado un golpe (de Estado) en este momento. Esto es un levantamiento , declaró Yildirim a la prensa local.

Tras el golpe de Estado de los militares se desató el caos en las principales ciudades turcas. En Estambul se llegó a hablar de disparos de los militares contra personas que se manifestaban cerca de los puentes sobre el Bósforo.

La agencia Anadolu reportó que una bomba estalló en el parlamento de Turquía, en Ankara. Al mismo tiempo, un portavoz de inteligencia dijo que el intento de golpe de Estado ha sido "repelido".

Anadolu dijo también que 17 agentes murieron en un ataque con helicóptero contra el cuartel de las fuerzas especiales de la policía en las afueras de Ankara.

Fuertes explosiones también fueron escuchadas horas antes en la capital de Turquía después de que el ejército dijo que había tomado pleno control del país.

Sin embargo, diversos funcionarios, entre ellos el presidente Recep Tayyip Erdogan, intentaban restar importancia a las versiones de prensa de que las fuerzas militares controlaban la nación.

Erdogan exhortó a la ciudadanía a que saliera a las calles en una muestra de apoyo al gobierno, y afirmó que fracasará el intento de golpe.

La agencia Anadolu dijo además que los aviones de la Fuerza Aérea turca volaban sobre Ankara para atacar a los helicópteros que son utilizados por los golpistas.

La televisora NTV reportó que cazas F-16 han derribado un helicóptero Sikorsky, pero no dio más detalles.

NTV también mostró lo que dijo eran imágenes de una estación de policía en Estambul, donde se ven a supuestos oficiales militares detenidos por la policía.

En tanto, el comandante de las fuerzas especiales del ejército turco, el general Zekai Aksakalli, dijo a NTV por teléfono que "aquellos que están intentando cometer un golpe de Estado no tendrán éxito".

Dijo que se han registrado algunas muertes y lesiones durante el intento de golpe, sin dar más detalles.

La agencia de noticias turca Dogan, por su parte, reportó que soldados dispararon contra personas que trataron de cruzar el puente Bosporus de Estambul en señal de protesta por el intento de golpe, y que algunos resultaron heridos.

Imágenes de televisión mostraban a personas corriendo en busca de refugio mientras se escuchaban disparos. Previamente, un comunicado atribuido al ejército señalaba que las fuerzas armadas turcas habían tomado "pleno control" del país.

Luego, el presidente Recep Tayyip Erdogan hizo un llamado a los ciudadanos a tomar las calles en muestra de apoyo al gobierno.

Recep Tayyip Erdogan, en declaraciones para CNN Turquía, calificó las acciones del ejército como "un intento de levantamiento por una minoría dentro de nuestras fuerzas armadas".

La oficina de la presidencia se negó a revelar el paradero de Erdogan, pero dijo que estaba en un lugar seguro. Erdogan declaró: "No creo que este intento de golpe sea exitoso".