El mundo está atento este jueves sobre si cesará el “fuego comercial” entre Estados Unidos y China, con la amenaza de ambos de incrementar más sus aranceles a partir de este viernes.

Con el tiempo encima, el presidente Donald Trump anunció que conversará este jueves con su homólogo, Xi Jinping.

Este mismo jueves, China rechazó las acusaciones de Trump sobre que ha roto la tregua para las conversaciones comerciales y advirtió que tomará contramedidas, en caso de que Estados Unidos aumente los aranceles a sus importaciones.

"La parte china ha cumplido sus promesas y esto nunca ha cambiado", afirmó Gao Feng, portavoz del ministerio de Comercio.

Estados Unidos anunció la víspera que elevará aranceles a productos chinos valorados en 200,000 millones de dólares desde 10 a 25%, una medida que entrará en vigor el viernes, según el diario oficial.

Ellos rompieron el trato… Acabo de anunciar que aumentaremos los aranceles en China y no retrocederemos hasta que China deje de engañar a nuestros trabajadores y robar nuestros empleos, y eso es lo que va a pasar”, dijo Trump en un mitin en la ciudad de Florida el miércoles.

El 19 de mayo, los Estados Unidos y China emitieron una declaración conjunta en la que describían el progreso en una serie de cuestiones comerciales. China acordó que "aumentaría significativamente las compras de bienes y servicios de los Estados Unidos", incluidos los productos agrícolas y energéticos de Estados Unidos, y fortalecería sus leyes y reglamentos de derechos de propiedad intelectual.

El 21 de mayo de 2018, el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, declaró que debido al acuerdo, la guerra comercial se había puesto en espera. Sin embargo, el 29 de mayo, la Casa Blanca anunció que planeaba seguir adelante con la Sección 301.