Damasco.- El conflicto en Siria, que empezó hace casi tres años con una rebelión ferozmente reprimida por el régimen de Bashar al Asad, ha dejado hasta el momento 130,000 muertos, medio millón de heridos, millones de desplazados y un país en ruinas.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, afirmó el miércoles, en una conferencia de países donantes en Kuwait, que la mitad de la población siria necesita ayuda urgente, en un contexto de constante deterioro.

Estos son los principales datos del conflicto:

MUERTOS

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), al menos 130,000 personas murieron desde marzo de 2011 entre civiles y combatientes de ambos bandos. El año 2013 fue el más letal, con 73,000 fallecidos.

El balance establecido por esa ONG con sede en Gran Bretaña se desglosa en 46,266 muertos civiles, 29,083 rebeldes y 52,290 miembros de las fuerzas del régimen, entre tropas regulares y milicias.

Entre los muertos civiles figuran 4,600 mujeres y 7,000 niños.

REFUGIADOS Y DESPLAZADOS

El número de sirios que huye a países vecinos se incrementa sin cesar: según la ONU, eran 588,000 a fines de 2012 y 2.4 millones un año más tarde.

Unos 905,000 partieron a Líbano, un país de 4.5 millones de habitantes.

Otros 575,000 se marcharon a Jordania, 562,000 a Turquía, 216,000 a Irak y 145,000 a Egipto.

UNA POBLACION QUE SUFRE TODO TIPO DE CARENCIAS

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) calificó la situación de Siria de "catastrófica" y exhortó a permitir la llegada de ayuda a la población.

Según la coordinadora de Asuntos Humanitarios de la ONU, Valerie Amos, unos 245,000 sirios viven asediados en su propio país y se enfrentan a dificultades extremas, incluida una grave escasez de víveres.

Las agencias de ayuda humanitaria estiman que 10.5 millones de sirios enfrentan situaciones de inseguridad alimentaria de diversa gravedad. Más de un millón de niños de menos de 5 años padecen malnutrición aguda o severa, cerca de la mitad de la población se ve privada de acceso a fuentes de agua adecuadas y a instalaciones sanitarias y 8.6 millones vive sin atención médica suficiente.

"Prácticamente todos los sirios se han visto afectados por la crisis, que provocó una caída del 45% del PIB y una depreciación del 80% de la moneda", dijo Amos.

mfh