El Pentágono se lanzó oficialmente en la carrera hipersónica al encargarle el fabricante Lockheed Martin desarrollar el primer misil estadounidense capaz de volar a una velocidad cinco veces mayor a la del sonido.

El miércoles por la noche, el Pentágono anunció que acordaba con Lockheed Martin un contrato de hasta 928 millones de dólares por tiempo indeterminado para la concepción, desarrollo y pruebas de un misil aire-superficie hipersónico.

El nuevo jefe de investigación y desarrollo del Pentágono, Michael Griffin, había señalado el martes que los misiles hipersónicos son ahora la prioridad número uno del Departamento de Defensa de Estados Unidos.

"En mi opinión, el avance más significativo de nuestros adversarios ha sido el desarrollo por parte de China de lo que hoy es un sistema muy avanzado de ataques convencionales con un alcance de varios miles de kilómetros", dijo durante una audiencia en el Congreso.

Pekín acaba de anunciar que sus científicos estaban construyendo un túnel de viento super potente con el objetivo de construir aviones y misiles capaces de volar a más de 12,000 kilómetros por hora, es decir 10 veces la velocidad del sonido.

Por otro lado, en marzo pasado, el presidente ruso Vladimir Putin se jactó de las capacidades militares "invencibles" del país, hipersónicas o submarinas, mostrando una síntesis de imágenes de nuevas armas 'high tech'.

erp