Quito. Los ecuatorianos eligieron el día de ayer 11 de abril, en segunda vuelta a su próximo presidente en una cerrada contienda entre Andrés Arauz, heredero político del socialismo del exmandatario Rafael Correa, y el exbanquero conservador Guillermo Lasso.

Cuando el conteo a nivel nacional superaba el 97% de los resultados oficiales del sufragio, Lasso, candidato de la alianza CREO-PSC, se proclamó ganador de la elección, al lograr un 52.21%, frente al 47.49% de Arau.

Cedatos Gallup, del encuestador Polibio Córdova, expresó que la tendencia de resultados en las encuesta a boca de urna hay una diferencia de casi 7 puntos entre los dos candidatos: Guillermo Lasso, 53,24 % frente al 46.78% de Andrés Arauz.

El presidente de Uruguay Luis Lacalle Pou se convirtió en el primer presidente de la región en felicitar a Lasso. Lo hizo a través de Twitter: Acabo de hablar con @LassoGuillermo para felicitarlo por su triunfo y para ponernos a trabajar en conjunto en los temas que tengamos en común nuestros países”.

Lasso encarna al anticorreísmo que agrupa a la derecha tradicional, empresarios, algunos medios de comunicación y no pocos desencantados con el socialismo del siglo XXI que pregonó el exjefe de Estado.

Lasso tomará las riendas de este país de 17.4 millones de habitantes a partir del 24 de mayo, en reemplazo del impopular Lenín Moreno, quien se va del cargo acosado por las críticas al manejo de la pandemia y su efecto económico.

El correísmo, que ensanchó y fortaleció el Estado e impulsó la modernización de Ecuador aunque, según sus críticos, a costa de un estilo autoritario y salpicado de corrupción, parece haber perdido su ventaja de la primera vuelta.

"El ritmo de crecimiento de campaña de Lasso tuvo una diferencia de 2 a 1 frente al crecimiento de la campaña de Arauz", señaló a la Blasco Peñaherrera, jefe de la encuestadora Market.

Correa, prófugo de la justicia

Muy activo en la primera vuelta, Correa prácticamente se esfumó en la recta final, en un intento por proteger a su pupilo de las fuerzas que lo repelen.

El exmandatario está en Bélgica desde 2017. Moreno, su exvice, lo sucedió en el cargo, apoyado en la popularidad del gobierno, pero rápidamente se desmarcó de Correa y precipitó la fractura de la izquierda dominante.

Correa fue condenado por la justicia en ausencia, pero desde el autoexilio jalonó la candidatura de su antiguo asesor económico.

"El correísmo no solamente se juega su continuidad, no es que va a desaparecer, sino que los procesos judiciales van a continuar y eso va a significar que tenga cada vez menos espacios", comentó Pablo Romero, de la Universidad Salesiana.