Washington. Estados Unidos tiene como objetivo detener a unos 371,000 inmigrantes indocumentados en la frontera sur a lo largo del año fiscal 2012 (octubre 2012 a septiembre 2013) y unos 352,000 al año siguiente, según planes del Departamento de Seguridad Interna (DHS).

Paralelamente el gobierno estadounidense espera capturar una media de poco más de 2,000 armas de fuego antes de que salgan ilegalmente del país, según esos cálculos, difundidos junto a la propuesta de presupuestos generales.

El gobierno de Barack Obama presentó esos presupuestos del año fiscal 2013, por un monto global de 3.8 billones de dólares, con recortes en prácticamente la totalidad de los ministerios y agencias.

Para el DHS el presupuesto solicitado sería de 39,500 millones de dólares, una reducción interanual de 0.5 por ciento.

El flujo de inmigrantes indocumentados en la frontera de poco más de 3,000 kilómetros con México ha experimentado una tendencia a la baja en la última década y en especial en los últimos cuatro años, tanto por el refuerzo de medidas de seguridad como por la crisis económica en Estados Unidos, según analistas.

En el año fiscal 2011, el DHS reportó la captura de poco más de 327,000 indocumentados a su entrada en el país, menos de la mitad respecto a los 705,000 del año fiscal 2008.

El gobierno estadounidense desplegó un número récord de agentes de la Patrulla Fronteriza, que para el año fiscal 2013 podrían llegar a superar los 21,000.

Estos agentes fueron respaldados durante meses por la Guardia Nacional en determinados puntos de la frontera, y por primera vez a partir de 2010 con aviones no tripulados o "drones", que seguirán patrullando los cielos de la frontera en los próximos dos años, según las previsiones del DHS.

Estados Unidos deporta al mismo tiempo una cifra récord de indocumentados, una media de 400,000 al año desde hace tres años fiscales, lo máximo que puede lograr por motivos presupuestarios, según han declarado en varias ocasiones altos cargos del DHS.

Comparativamente, los esfuerzos para aprehender unas 2,000 armas del total que salen del país ilegalmente son mucho menores.

El propio Departamento de Justicia calcula que en los últimos cinco años han sido recuperadas de los cárteles mexicanos 94,000 armas, de las cuales, 70% (64,000) provenían de Estados Unidos.