Estados Unidos acusó el jueves a 28 norcoreanos y cinco chinos por lavar miles de millones de dólares a través de bancos globales para eludir las sanciones impuestas a Pyongyang por su programa nuclear.

La red lavó más de 2,500 millones de dólares a través de más de 250 compañías de primera línea en Tailandia, Libia, Austria, Rusia, China y Kuwait para evadir las sanciones y comprar bienes que necesita Corea del Norte, además de enriquecerse, según una acusación presentada en un tribunal del distrito federal de Washington.

La mayoría de los acusados estaban asociados con una red de sucursales "encubiertas" del Banco de Comercio Exterior, en la lista negra, e incluían a dos personas que ejercieron como presidentes de la entidad, Ko Chol Man y Kim Song Ui, y dos vicepresidentes.

Fueron acusados de utilizar compañías de fachada para liquidar transacciones en dólares a través de redes financieras que pasan por Estados Unidos, lo cual es ilegal para el Banco de Comercio Exterior y otras entidades bajo las sanciones nucleares y comerciales que Estados Unidos impuso a Corea del Norte.