El ex subsecretario del Control del Ministerio de Planificación federal de Argentina, Roberto Baratta, y otras 10 personas, entre las que se incluyen empresarios de la construcción, fueron detenidos a partir de una causa en la que se investigan pagos de corrupción a funcionarios públicos durante la administración de la presidenta Cristina Kirchner.

La causa se inició por la declaración de la esposa de un chofer asignado a Baratta, quien llevaba en cuadernos detallados los viajes que realizaba para entregar dinero, entre otros lugares, en un domicilio del matrimonio Kirchner. La propia expresidenta será indagada el 13 de agosto.

Hacia fines del 2017, fue iniciada la causa por orden del juez federal Claudio Bonadio y en declaración testimonial participó la exesposa de Óscar Centeno, un chofer asignado a Baratta en el Ministerio de Planificación Federal.

Sumada a la información aportada por la mujer, quien reveló que su exmarido había tenido un crecimiento patrimonial injustificado, en la causa figuran documentos elaborados por el propio Centeno que fueron aportados por periodistas.

Se trata de al menos ocho cuadernos en los que él anotaba dónde retiraba los bolsos, quiénes pagaban, quiénes los retiraban, cuándo y dónde, sumado al destino que le daba a los mismos.

Cristina Kirchner fue citada porque figura que en algunos de los traslados de dinero, el destino final de los bolsos era el departamento que la exmandataria tiene en el barrio porteño de Recoleta, en Capital Federal.

Luego de 32 allanamientos dispuestos por Bonadio, y llevados a cabo por la Policía Federal, fueron detenidas 11 personas, incluyendo a Baratta. Pero sumado a las detenciones, que no son las únicas sino que hay otras dispuestas por el magistrado que interviene en la causa junto al fiscal Carlos Stornelli, también se ordenó una batería de indagatorias.

¿Qué decían los cuadernos?

Los apuntes aparecen en cuadernos escolares y  registran viajes del ex subsecretario de Coordinación y Gestión, Roberto Baratta, el exministro Julio de Vido, el fallecido secretario privado de Néstor Kirchner, Daniel Muñoz, el secretario de Baratta, Nelson Lazarte, el ingeniero y exdirector de Energías Renovables Ezequiel García y un exasesor del ministerio Hernán Camilo Gómez.

“Pensé que después del fallecimiento no se haría más el valijero. Pero sí, disminuyó la propia frecuencia, con la diferencia que se recolecta dinero para el ministro De Vido y el propio Baratta (...) En una reunión que tuvo el ministro De Vido, Baratta y la señora presidenta Cristina F Kirchner, en la cual los instruyó para que sigan recaudando de las empresas para las próximas campañas electorales”, detalla un recorte de las anotaciones de Centeno.