Washington. Los demócratas en el Congreso comenzaron el día de ayer 11 de enero, a presionar para que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, deje su puesto, presentando un cargo de destitución que lo acusa de incitar a la insurrección en relación con el violento ataque al Capitolio de la semana pasada.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que el organismo considerará la legislación de la vigésima quinta enmienda para destituir al mandatario Donald Trump, después de que los republicanos bloquearon su intento inicial de presentarla, y que luego avanzará en el juicio político.

Pelosi afirmó que los demócratas están pidiendo al vicepresidente Mike Pence que responda dentro de las 24 horas posteriores a la aprobación de la legislación que le pide que movilice al gabinete para destituir a Trump en virtud de la vigésimo quinta enmienda.

"Como nuestra próxima medida, avanzaremos para llevar la legislación de juicio político a la Sala. La amenaza del presidente a Estados Unidos es urgente, y también lo será nuestra acción", aseguró en un comunicado.

La Cámara de Representantes, podría votar sobre la impugnación el día de mañana, dijo a periodistas el líder de la mayoría de la Cámara, Steny Hoyer.

"Tenemos un presidente que la mayoría de nosotros cree que participó en el fomento de una insurrección y un ataque a este edificio y a la democracia, y que intenta subvertir el recuento de las elecciones presidenciales", declaró Hoyer a la prensa.

Cuando la Cámara de Representantes se reunió el día de ayer 11 de enero, los republicanos bloquearon un esfuerzo por considerar inmediatamente una resolución que pedía al vicepresidente Mike Pence invocar la nunca usada vigésimo quinta enmienda de la Constitución de Estados Unidos para destituir a un presidente que no es apto.

"La Cámara de Representantes nunca debe adoptar una resolución que exija la remoción de un presidente debidamente elegido, sin audiencias, debates o votos registrados", dijo el representante republicano Alex Mooney, quien planteó la objeción.

Riesgo en la toma de posesión

El FBI advirtió que se están planeando protestas armadas en Washington y en 50 capitales estatales de Estados Unidos antes de la investidura del presidente electo Joe Biden el 20 de enero, informó el día de ayer 11 de enero, ABC News.

Bajo este entorno, el día de ayer 11 de enero, el secretario interino del Departamento de Seguridad Interior (DHS), Chad Wolf, presentó su renuncia.

"La dimisión del secretario interino se hará efectiva a las 23:59 horas de esta noche (ayer)", dijo el funcionario, sin dar razones de su decisión.

Un grupo armado identificado ha dicho que planea viajar a Washington el 16 de enero y prometió un levantamiento si se intenta remover a Trump de su cargo, dijo un reportero de ABC News en Twitter, citando un boletín de la principal agencia de seguridad del país.

De acuerdo al reporte, “protestas armadas están siendo planeadas en los 50 capitolios estatales del 16 de enero hasta al menos el 20 de enero, y en el Capitolio federal del 17 de enero hasta el 20 de enero”.

El FBI ya había emitido un boletín de alerta a todas las agencias de policía del país para advertir sobre el escenario de violencia durante el cambio de poder el 20 de enero.