La 46 edición del Foro Económico Mundial (FEM) comenzó este miércoles entre medidas de seguridad que este año incluyen preparativos contra atentados suicidas como los ocurridos en París.

Como en años anteriores, y sobre todo desde el foro de 2000, amenazado por globalifóbicos, 5,000 militares y centenares de policías fueron desplegados en la estación alpina suiza para proteger a los 40 jefes de Estado y miles de empresarios y funcionarios gubernamentales que asisten.

NOTICIA: Cambio climático, el más costoso de los riesgos: WEF

Este año la amenaza es especialmente alta de acuerdo a fuentes de la seguridad del foro, y tiene en cuenta el riesgo de atentados perpetrados por kamikazes, reconocieron fuentes del servicio de seguridad.

De acuerdo al responsable de la seguridad del foro y de la policía del cantón de los Grisones, este, en el que se ubica Davos, Walter Schlegel, los ataques suicidas son percibidos como un peligro potencial contra el foro luego de los ataques de noviembre en París.

Ante el riesgo, las fuerzas de seguridad tomaron medidas excepcionales y se reforzó sobre todo el trabajo de los servicios de información, precisó Schlegel en una información publicada por medios helvéticos.

También se distribuyeron chalecos antibala entre agentes que habitualmente no los portaban y se instaló una torreta de vigilancia con dos militares en una de las entradas principales y más concurridas del foro, en la calle Promenade.

El sobrevuelo del espacio aéreo de Davos ha sido restringido a 46 kilómetros a la redonda.

Países fronterizos como Francia, Alemania y Austria colaboran con Suiza en las tareas de seguridad del foro.

NOTICIA: Cuarta revolución industrial amenaza a 5 millones de empleos: WEF

Pese a la amenaza, Schlegel reconoció que la situación es tranquila y no hay indicios de que se esté preparando un proyecto de atentado contra el foro.

El evento, que reúne a las élites políticas y económicas del mundo, inició este miércoles y será clausurado oficialmente el próximo sábado 23 de enero.

erp