Santiago. La pobreza extrema alcanzó en América Latina en el 2017 su peor registro en nueve años, afectando a 10.2% de la población, como consecuencia del débil desempeño de las economías regionales, estimó este martes un reporte de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

“La proporción de personas en situación de pobreza extrema continuó creciendo, siguiendo la tendencia observada desde el 2015”, indicó la Cepal al presentar en Santiago su reporte anual Panorama Social de América Latina.

La tasa de pobreza extrema pasó de 9.9% de la población en el 2016 a 10.2% en el 2017, equivalente a 62 millones de latinoamericanos, y la tasa de pobreza —medida por ingresos— se mantuvo estable, en 30.2% de la población, equivalente a 184 millones de personas.

“Aun cuando la región logró importantes avances entre la década pasada y mediados de la presente, desde el 2015 se han registrado retrocesos, particularmente en materia de pobreza extrema”, alertó Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal, en rueda de prensa.

Uruguay y Chile, los menos pobres

Uruguay es el país que registra un menor porcentaje de pobreza, con 2.7% de su población viviendo en esta condición, mientras que el gobierno del propio país aumenta esta cifra a 7.9 por ciento.

El organismo de las Naciones Unidas explica que la baja en Uruguay es producto de las pensiones y transferencias recibidas por los hogares de menores recursos, el mismo modelo adoptado por Costa Rica (15.1%) y Panamá (16.7%).

Chile, con un 10.7% (frente al 8,6% de la medición oficial), es el segundo país con menor pobreza de la región.

Brasil, que sale de una recesión, alcanzó una tasa de pobreza de 19.9%, de acuerdo con las estimaciones de la Cepal, que no entrega cifras de pobreza para Venezuela, el país con el peor desempeño económico de la región, con una caída del PIB de 15% durante el 2018.