La Comisión Europea está dispuesta a aprobar "medidas temporales" de los países de la UE para hacer frente a la subida de los precios del gas y la electricidad, al tiempo que trabaja para reducir la dependencia a largo plazo de los combustibles fósiles.

"Hay herramientas que los Estados pueden utilizar inmediatamente" para aliviar la factura energética de los consumidores, dijo la comisaria europea Kadri Simson tras una reunión de los ministros de Energía y Transporte de la UE en Eslovenia.

Mencionó las reducciones del IVA, los pagos directos a los más pobres, las ayudas específicas y temporales a los hogares y a las pequeñas empresas.

"Mis servicios están dispuestos a ayudar [a los gobiernos] a desarrollar estas medidas", dijo.

El aumento de los precios mundiales del gas, que está arrastrando los de la electricidad en toda Europa, "demuestra que debemos acabar cuanto antes con nuestra dependencia de los combustibles fósiles extranjeros", añadió Simson.

Los precios de la electricidad se han disparado principalmente en España, que depende en gran medida de las centrales de gas. Sin embargo países como Francia no se han librado de la subida, a pesar de sus centrales nucleares.