Madrid. Cientos de españoles protestaron ayer contra la propuesta del gobierno conservador para hacer retroceder los derechos abortivos de las mujeres, incluso en los casos en los que el feto muestra deformaciones.

Los manifestantes en Madrid incluyeron a varios sectores de la sociedad, entre ellos a una joven que escribió en su vientre el lema: Jueces y sacerdotes, aléjense de mi cuerpo .

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, ha dicho que pedirá al Parlamento modificar la ley existente, incluida la implementación del requisito de autorización paterna en los casos en los que las mujeres de 16 y 17 años de edad quieran poner fin al embarazo.

Gallardón afirmó que los cambios también hacen que sea difícil para las mujeres abortar fetos con deformaciones físicas.

La malformación del feto ya no puede ser una motivo de aborto , aseguró Gallardón en una entrevista reciente publicada por el diario La Razón.

En el 2010, el gobierno socialista de España cambió la ley para permitir abortos sin restricciones en las primeras 14 semanas de embarazo y para mujeres de 16 y 17 años de edad sin permiso de sus padres.

El Partido Popular de tendencia derechista, al que pertenece Gallardón, logró una victoria aplastante en noviembre y se ha comprometido a llevar a cabo su promesa de campaña de reforzar las leyes de aborto.

Una encuesta de Metroscopia, encargada y publicada ayer por el diario El País, afirma que la propuesta de Gallardón era impopular incluso entre los votantes conservadores.

Ésta expone que 65% de los votantes del Partido Popular y 64% de los católicos romanos practicantes en el país están en desacuerdo con la propuesta de hacer ilegal el abortar fetos con malformaciones.

Un total de 81% de los encuestados no estuvo de acuerdo con la propuesta de Gallardón, según la encuesta.

La encuesta entrevistó a 1,000 adultos mayores de 18 años de edad y tiene un margen de error de 3.2 puntos porcentuales.