La problemática del caso del padre Marcial Maciel va más allá de la pederastia, afirmó, José Barba Martín, exmiembro de la congregación y víctima de los abusos sexuales del fundador de los Legionarios de Cristo: Se trata de actos criminales de diferente índole. No está dicho cómo fue esto posible dentro de la estructura de la Iglesia durante 60 años .

El también profesor de Instituciones Políticas y Sociales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) explicó que la declaración de la Santa Sede habla de una red inescrupulosa creada por el padre Maciel, la cual se creó comprando voluntades en el mismo Vaticano .

Criticó y cuestionó la falta de acción por parte de la gente que integra esta institución: ¿Cómo es posible que, durante varias décadas, en las que diversos papas, cardenales y padres ocuparon y desocuparon puestos, la Iglesia no se hubiera dado cuenta de este gravísimo problema . Remarcó que esta institución debería hacer una reflexión interna, pues no es posible que no se hayan podido percatar de los hechos, o son incapaces, o qué fueron entonces?

José Barba, quien forma parte de los ocho exlegionarios que en 1997 emitieron una carta al difunto Papa Juan Pablo II que denunciaba los abusos de Maciel, dijo que en la declaración a las víctimas se nos alaba por nuestra perseverancia y valor ante las duras dificultades, pero no menciona que parte de estas dificultades fueron establecidas por el mismo Vaticano .

Explicó que la parte cuarta del libro séptimo del Derecho Canónico garantiza la reparación de daños durante el proceso, el cual no fue llevado a cabo el 18 de mayo del 2001, el entonces cardenal Joseph Ratzinger modificó el canon 1378 de este código que hacía que nuestra acusación contra Marcial Maciel, prescribiera con el tiempo . Y afirmó que esta modificación no pudo haberse efectuado sin la autorización del entonces Papa Juan Pablo II.

Abundó sobre la aplicación de la cláusula emitida por obispos

estadounidenses en el 2002, que cancela el proceso a todos los sacerdotes pederastas por razones de enfermedad o longevidad. Disfrazaron que por estas razones (el padre Marcial Maciel) no podía ser juzgado, pero el Vaticano dejó que el proceso se efectuara cuando él ya era anciano . Recordó la existencia de acusaciones desde la década de los 40.

Urgió la creación de una jurisprudencia internacional formada por equipos de diversos países, con representación internacional ante las Naciones Unidas, que obliguen a la Santa Sede a responder ante la sociedad y no sólo en el fuero de la Iglesia. Se pronunció además por un estudio independiente y lateral de la visita de inspección a los Legionarios de Cristo, para que no se diga únicamente lo que ellos quieran revelar.

Barba dijo que el caso de los Legionarios de Cristo es muy particular, pues en sus apenas 53 años, ya han sido sujetos a dos licitaciones apostólicas siendo la primera en octubre de 1956.

Tenemos derecho a exigir, de otro modo la Iglesia es para sus fieles una monarquía absoluta.