No habían pasado 24 horas de la visita de los secretarios de Estado y Seguridad Interior de la Unión Americana a México, cuando el presidente Donald Trump reiteró la construcción del muro y el reforzamiento del control migratorio para echar de su país a hombres malos . Ante la subsistencia de estos constantes insultos a la República Mexicana, el embajador vitalicio y presidente de la consultora Rozental & Asociados, Andrés Rozental, comentó que la diplomacia mexicana tiene cartas con las que puede jugar para demostrar la importancia de una cooperación constructiva, como el combate al narcotráfico.

En los últimos años, expresó Rozental en entrevista, en un espíritu de cooperación y colaboración, México ha estado tratando de asegurar sus fronteras para controlar el flujo de migrantes centroamericanos. Asimismo, existen mecanismos de cooperación para combatir el narcotráfico.

Aquí aún estamos poniendo muertos por combatir el narcotráfico que demandan los norteamericanos (...) para ellos es muy cómodo que ello ocurra en México y que los muertos los pongamos nosotros , criticó.

El sábado, el presidente estadounidense, Donald Trump, expresó que la construcción del muro comenzaría mucho antes de lo programado. La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, encargada de la seguridad en la frontera, informó los plazos para las empresas interesadas, cuya fase inicial será en marzo y la adjudicación final en abril.

Sobre la construcción del muro, el otrora subsecretario de Relaciones Exteriores ha opinado que no es tema de discusión bilateral. Los estadounidenses tienen derecho de hacer lo que quieran en su territorio, como lo tenemos nosotros y cualquier otro país.

Si quieren construir un muro, gastar y pasar por todos los trámites de expropiar terrenos privados, conseguir permisos ambientales; es cosa de ellos , expresó el también presidente fundador del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales.

Sin embargo, abundó en que esta muralla constituye para México una ofensa, un insulto a un vecino, socio y país aliado que no ayudará a tener una relación amistosa con los norteamericanos vecinos, pero, los ciudadanos de EU tienen derecho de levantarlo.

Recordó que, al momento de construir las vallas existentes en la frontera entre ambos países, los funcionarios diplomáticos en ese entonces nunca quisimos ponerlo en la agenda bilateral, ni en mi época de subsecretario, ni en ningún otro momento .

Opinó que las bardas no sirven , pues de igual manera atraviesa la gente, la droga y el contrabando. Se me hace un tema inútil, esa no es la forma de resolver los temas . Abundó que, para enfrentar el fenómeno migratorio, es necesario una reforma migratoria en EU que permita el trabajo de las personas sin necesidad de cruzar de forma indocumentada.

El embajador abundó en que la colaboración con los vecinos norteamericanos para asegurar el control en las fronteras es viable, dentro de un contexto de colaboración constructiva; si la relación será destructiva, México tiene cartas con las que puede jugar , con temas de interés estadounidense como el control de migración centroamericana y el combate al narcotráfico.

[email protected]