Caracas. Es temporada de Carnaval en Venezuela, cuando los juerguistas usualmente invaden las calles con fiestas llenas de ron, y después de dos semanas de protestas en contra del gobierno de Nicolás Maduro, nada le encantaría más al país que emborracharse y bailar rumba.

Una campaña realizada por los medios de comunicación impulsada por sus seguidores, #ConMaduroCarnavalSeguro, está promoviendo al gobierno como el garante oficial de la tranquilidad. Entonces, ¿se debe celebrar o protestar?

Los próximos días parecen ser un intervalo crítico por las protestas y el esfuerzo del gobierno para contenerlas. Maduro declaró como feriado nacional desde hoy y hasta el próximo miércoles.

El líder de los estudiantes, Juan Requesens, comentó que los manifestantes no están de humor para bailar. La respuesta severa por parte del gobierno sólo los ha animado a permanecer. Nos quedaremos en las calles , expresó en una entrevista. No vamos a sentarnos mientras el gobierno nos reprime .

Las protestas se han enfriado en los días recientes, además de que han surgido desacuerdos entre los manifestantes, especialmente acerca de la construcción de barricadas en las calles, ya que algunos residentes han comenzado a verlas como una molestia.

Así pues, mientras el presidente conserva el apoyo de parte de la población, particularmente entre el sector pobre, Luis Vicente León, presidente de Datanálisis, la empresa de investigación de mercado más importante de Venezuela, comentó: Incluso aquellos que apoyan a Maduro están descontentos con la economía .

Con una inflación que supera 50% y el tipo de cambio del mercado negro estancado, los compradores de Colombia han cruzado la frontera para comerciar con su moneda y adquirir los pocos productos de calidad que todavía quedan en los supermercados.

Los estudiantes afirman que permanecerán en las calles hasta que el gobierno resuelva sus problemas. En lugar de tratar de dividirnos, el gobierno debería escucharnos y dejar de satanizarnos , dijo Wilmer Zabaleta, líder estudiantil en Táchira.

Sin embargo, David Smilde, investigador del WOLA, manifestó que es la mayor fiesta del año y atrae precisamente a la gente joven (…), aunque la causa de estas protestas sigue presente y podría empeorar en los próximos meses .