Londres. El ex primer ministro británico, David Cameron, afirmó que en el 2014 pidió un discreto apoyo de la Reina Isabel II durante la campaña para el referéndum sobre la independencia de Escocia, pese a su papel neutral como jefa de Estado.

Cameron explicó a la BBC haber sentido un “creciente sentimiento de pánico” ante los sondeos que vaticinaban una victoria del campo independentista. En dicho contexto, decidió pedir ayuda a la monarca.

“Recuerdo conversaciones que tuve con mi secretario privado y que él tuvo con el secretario particular de la reina y que yo mismo mantuve con este último, en las que no pedíamos nada desplazado ni inconstitucional, sino simplemente un pequeño gesto que creíamos podía marcar la diferencia”, afirmó en un documental sobre sus años en el gobierno.

Pocos días antes del referéndum de septiembre del 2014, Isabel II dijo esperar que “la gente reflexione muy atentamente sobre el futuro”, un comentario que fue interpretado como una consigna de la soberana a mantener la integridad del país.

Fue “muy sucinto, pero permitió modificar ligeramente la percepción de las cosas”, expresó Cameron a la BBC.

La Corte hablará pronto

Los jueces de la Corte Suprema británica darán a conocer a principios de la próxima semana su fallo sobre si la decisión del primer ministro, Boris Johnson, de suspender las labores del Parlamento fue legal, informó este jueves la presidenta del Tribunal.

“Sabemos que este caso debe ser resuelto lo antes posible, y esperamos poder dar a conocer nuestra decisión a principios de la semana que viene”, anunció la jueza Brenda Hale después de que los 11 magistrados acabaran de escuchar los argumentos de las partes.

Las dos cámaras vieron sus labores suspendidas entre el 10 de septiembre y el 14 de octubre, o sea, hasta sólo dos semanas antes del Brexit.