Las torturas y los métodos de interrogatorio utilizadas por la CIA contra sospechosos fueron "mucho peores" de lo que se había reconocido públicamente hasta ahora, apunta el informe del Comité de Inteligencia del Senado estadounidense, divulgado este martes.

El texto incluye párrafos enteros cubiertos por una tinta negra para proteger información confidencial, y apunta que la CIA impidió que el Congreso y la Casa Blanca tengan acceso a información sobre lo ocurrido.

En un total de 525 páginas, se describen las técnicas de tortura aplicadas a sospechosos de terrorismo por parte de la CIA luego de los atentados del 11 de septiembre.

De acuerdo con los reportes, las personas fueron sometidas a duras tácticas de la CIA, incluyendo la simulación de ahogamiento en centros de detención clandestinos o en la base militar estadounidense en Guantánamo.

El documento señala también información acerca de países extranjeros, quienes cooperaron en la detención e interrogatorios secretos de presuntos terroristas.

El Pentágono y el Departamento de Estado de Estados Unidos han reforzado las medidas de seguridad en las instalaciones estadounidenses en todo el mundo ante el temor de posibles reacciones por la divulgación del informe.

El estudio del Senado también denuncia que la CIA "no llevó un conteo profundo o preciso del número de personas que detuvo, y del número de detenidos que no reunían las condiciones mínimas para ser detenidas".

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, detuvo el programa de interrogatorios de la CIA al asumir su cargo en 2009, además de reconocer que los métodos usados en los interrogatorios hacia los prisioneros de al Qaeda incluían torturas.

Fue durante la presidencia de George W Bush cuando la operación "Rendición, detención e interrogatorio", desplegada por la CIA, logró la detención de un centenar de sospechosos de terrorismo en fuera de estados Unidos.

La postura de Obama ante torturas

El presidente estadounidense considera que es importante que el informe sea publicado, para que los estadounidenses y las personas del mundo entero "puedan comprender exactamente qué pasó , explicó Josh Earnest, portavoz de la Casa Blanca.

Earnest reconoció el pasado lunes que se han tomado medidas prudentes para reforzar la seguridad en las instalaciones de Estados Unidos y en las misiones diplomáticas en el extranjero para prevenir posibles reacciones de cólera por la divulgación del contenido.

El informe sobre la investigación promovida por el Senado y realizada entre 2009 y 2012 fue finalmente publicado pese a que el secretario de Estado, John Kerry, advirtió la semana pasada sobre el impacto negativo que podría tener para los intereses estadounidenses en el mundo.

Barack Obama dijo este martes que la tortura por parte de la CIA a sospechosos de pertenecer a la red Al Qaida fueron "contrarias a los valores" que defiende su país.

"Por esa razón decidí prohibir la tortura cuando asumí la presidencia, porque una de las herramientas más poderosas que tenemos para enfrentar a los terroristas y mantener seguros a los estadounidenses es mantenernos fieles a nuestros ideales", dijo Obama.

Con información de AFP

mrc