Los votantes estadounidenses tienen enormes dudas sobre el papel que Cambridge Analytica (CA), una firma de datos con sede en Londres, pudo haber jugado en la elección que llevó a Trump a la Presidencia.

La compañía, afiliada a la campaña del presidente y que obtuvo indebidamente los datos de miles de millones de usuarios de Facebook para desarrollar software con el objetivo de predecir e influir en los votantes, puede ser no sólo un problema para estadounidenses y británicos que se preguntan sobre el papel que desempeñó la empresa en el Brexit.

La firma asegura haber trabajado en una amplia gama de países, incluidos Australia, Brasil, Kenia, Malasia, China y México.

Esa lista proviene directamente de los representantes de la compañía, que fueron filmados por un reportero encubierto de Channel 4 News del Reino Unido. El periodista del canal se hizo pasar por un posible cliente y mantuvo reuniones con directivos de Cambridge Analytica en Londres. La grabación muestra al director de la división política de la compañía, Mark Turnbull, explicando sus actividades.

Ambos reconocen haber manipulado actividades de índole política y social en esos países. En un momento de la conversación, el periodista pregunta a Turnbull por su participación en las recientes elecciones presidenciales en Kenia.  Éste responde que la compañía “dirigió” las campañas del ahora presidente Uhuru Kenyatta en el 2013 y el 2017 y explica:

“Cambiamos la marca al partido dos veces, escribimos su manifiesto e hicimos dos rondas de 50,000 encuestas. Después escribimos todos los discursos y llevamos a cabo toda la puesta en escena”.

Al menos 92 keniatas murieron en las protestas por la victoria de Kenyatta.