Viena. El ministro austriaco de Defensa, Hans Peter Doskozil, informó que se plantea imponer el brazalete electrónico a los yihadistas que vuelvan de Siria y de Irak, en medio de temores ante posibles atentados en suelo austriaco.

Hay varias opciones encima de la mesa (...) Colocar bajo vigilancia electrónica a las personas que representan una amenaza potencial es algo que realmente se tiene que considerar , afirmó el ministro Doskozil, en la radio pública Ö1.

Estoy convencido de que sería apropiado (...) que (estas personas) estén vigiladas, que las autoridades sepan lo que hacen, con quién están , añadió.

El ministro socialdemócrata puntualizó que esta medida también recibió el apoyo del ministro del Interior, el conservador Wolfgang Sobotka; y podría incluirse en un proyecto de ley que se está debatiendo dentro de la coalición centrista para reforzar el dispositivo de seguridad y endurecer la legislación contra la migración.

De acuerdo con el ministerio del Interior, 300 simpatizantes de la yihad abandonaron o intentaron abandonar Austria para ir a combatir en Siria e Irak. De ellos, 40 murieron allí y otros 90 volvieron a Austria.

Tras el atentado en diciembre a un mercado al aire libre en Berlín, que se atribuyó el Estado Islámico, el gobierno alemán decidió imponer el brazalete electrónico a las personas consideradas potencialmente peligrosas, especialmente las que salen de la cárcel tras una condena relacionada con casos de terrorismo.

Las autoridades austriacas detuvieron el viernes en Viena a un austriaco de 17 años acusado de haber preparado un atentado yihadista en la capital.