Bolivia vota este domingo para elegir a nuevos gobernadores y alcaldes, en unos comicios donde un conglomerado de opositores de derecha y centro lideran las encuestas en las principales ciudades del país.

Unos 7.1 millones de bolivianos están llamados a votar de manera obligatoria por nueve gobernadores y 336 alcaldes y sus respectivos asambleístas regionales y concejales municipales.

"Después de recuperar la democracia en 2020, hoy nos corresponde elegir nuestros representantes territoriales", afirmó en su cuenta en Twitter el presidente del país, Luis Arce.

Arce venció las últimas elecciones presidenciales con el 55% de los votos, pero los sondeos pronostican un complejo escenario para su partido, Movimiento Al Socialismo (MAS), y de su mentor, el exmandatario Evo Morales, en las cuatro principales ciudades del país.

Según las últimas encuestas de los canales privados de televisión Unitel y Red Uno, la oposición se perfila como favorita para conseguir las alcaldías de las ciudades de La Paz y su vecina El Alto, así como Cochabamba (centro) y Santa Cruz (este), las plazas políticas más codiciadas.

Los mismos sondeos señalan que los opositores también se impondrán para la gobernación de Santa Cruz, mientras que disputan palmo a palmo con el oficialismo la de La Paz, que volverá a gobernar en el departamento de Cochabamba.

La "nefasta" OEA 

La jornada estuvo marcada por el nuevo choque entre el MAS y la OEA.

El mandatario boliviano declinó asistir a un acto oficial del Tribunal Supremo Electoral (TSE) al que estaba invitado.

"Mientras esté la OEA, nosotros no vamos a acudir a ninguna invitación del órgano electoral", dijo el gobernante y luego agregó: ustedes (los periodistas) saben del papel nefasto de la OEA en las elecciones de 2019".

La OEA realiza en esta elección, como en las anteriores, una labor de observación.

El MAS acusa a la entidad internacional de haber sido parte de un supuesto golpe de Estado contra el entonces presidente y candidato, Evo Morales, en el poder desde 2006, pues reveló que el oficialismo cometió "irregularidades" durante el proceso electoral.

Los opositores protagonizaron jornadas de protestas en las que denunciaban fraude en las urnas por parte de Morales.

Consultado por la declaración presidencial, Salvador Romero, presidente del TSE, dijo que "no comenta las declaraciones ni de líderes políticos ni de autoridades".

Dos elecciones en pandemia 

"Somos el primer país en el mundo que organiza dos elecciones de cobertura nacional en la época ruda de la pandemia", destacó Romero más temprano.

Bolivia registró en marzo del año pasado sus primeros casos de Covid-19 y acumula hasta ahora 253,950 contagios y 11,807 fallecidos por el virus.

Las elecciones de este domingo se realizan bajo medidas de bioseguridad. Las personas con cédulas de identidad de 0 a 4 deben votar en la mañana y las de 5 a 9 en la tarde. Además, todos tienen que guardar la distancia necesaria y usar mascarillas.

El funcionamiento de los recintos electorales, previsto para las 08:00 locales (12:00 GMT), comenzó con un marcado retraso por la ausencia de jurados electorales.

El voto en Bolivia es obligatorio y los resultados de este domingo se conocerán de manera oficial en 8 a 10 días, pero durante la noche las principales cadenas de televisión difundirán resultados en boca de urna o conteo rápido.