El conteo oficial del 90.1% de los votos en Bolivia ratificaba este miércoles el contundente triunfo en primera vuelta del izquierdista Luis Arce, proyectado por dos encuestadoras tras los comicios del domingo.

Con el 90.1% de las actas de las mesas de votación contabilizadas hacia las 00:00 GMT del jueves, Arce tiene el 54.51% de los votos, escoltado por el expresidente centrista Carlos Mesa, con 29.21%, según el escrutinio. En tercer lugar queda el derechista Luis Fernando Camacho, con 14.19 por ciento.

La Constitución boliviana declara ganador en primera vuelta al candidato que obtiene mayoría absoluta o el 40% de los votos con 10 puntos de ventaja sobre el segundo. De lo contrario debe haber una segunda vuelta.

Arce, un economista de 57 años, va ganando en seis de los nueve departamentos del país, en tres de ellos por más del 60%: Cochabamba, un bastión del Movimiento al Socialismo (MAS), La Paz, y Oruro, donde nació Morales.

En tanto, Mesa obtiene mayoría en Beni y Tarija, y Camacho en Santa Cruz, feudo de la ultraderecha y el departamento más rico de Bolivia.

Estos resultados ratifican las proyecciones que hicieron la noche del domingo el canal de televisión Unitel y la fundación católica Jubileo, que daban a Arce un apoyo en torno al 53% y a Mesa del 31 por ciento.

Ambas proyecciones privadas pusieron fin a la incertidumbre que imperaba en Bolivia siete horas después del término de la votación, sin que las autoridades electorales difundieran resultados preliminares.

La victoria de Luis Arce marca el retorno al poder del Movimiento al Socialismo de Morales (2006-2019), un año después de su renuncia en medio de una convulsión social y acusaciones de fraude electoral.

OEA asegura que elección fue transparente 

El proceso electoral en Bolivia que dio el triunfo al izquierdista Luis Arce, del Movimiento al Socialismo (MAS), fue "transparente", afirmó este miércoles el jefe de la misión de observadores de la OEA en esos comicios, Manuel González, luego de que el ente denunció un fraude en la elección de Evo Morales en 2019.

"La gente votó en libertad y el resultado fue claro y contundente, lo que otorga una gran legitimidad al gobierno entrante, a las instituciones bolivianas y al proceso electoral", afirmó González al divulgar el informe preliminar de la misión de la OEA sobre los comicios del domingo.