Washington. El Departamento de Justicia de Estados Unidos rescindió oficialmente el programa de "tolerancia cero" de la administración Trump, que resultó en la separación de más de 3,000 familias migrantes.

El fiscal general interino, Monty Wilkinson, emitió el memorando a los fiscales federales de todo el país, diciendo que el departamento volvería a su política anterior de larga data y los instruyó a usar la discreción al enjuiciar delitos menores en la frontera.

“De acuerdo con este principio de larga data de hacer evaluaciones individualizadas en casos criminales, estoy rescindiendo - con efecto inmediato - la directiva de política”, escribió Wilkinson.

La medida simbólica elimina la política controversial impuesta el 6 de abril del 2018, posteriormente Trump puso fin a la práctica de separar a los niños migrantes el 20 de junio del 2018. Sin embargo, no se rescindió oficialmente dicha práctica.

El memorando "Anulación de la política de tolerancia cero para delitos bajo 8 USC 1235", se refiere a la sección del código penal para delitos menores por cruzar la frontera sin la documentación adecuada. Aunque los inmigrantes aún pueden ser deportados si no tienen documentos o protecciones para permanecer en EU, por lo general no son acusados en un tribunal federal.

La política de "tolerancia cero" significaba que cualquier adulto que fuera sorprendido cruzando la frontera ilegalmente sería procesado por entrada ilegal. Debido a que los niños no pueden ser encarcelados con sus familiares, las familias fueron separadas y los niños fueron puestos bajo custodia por Salud y Servicios Humanos, que administra a los niños no acompañados en la frontera.

Trump es responsable de la separación de más de 5,500 niños de sus padres en la frontera entre Estados Unidos y México. La mayoría de las familias no han sido procesadas bajo tolerancia cero desde 2018, cuando se detuvieron las separaciones, aunque las separaciones han continuado en menor escala.

Revés migratorio a Biden

Un juez federal de Texas bloqueó temporalmente el día de ayer una medida del presidente Joe Biden para detener la deportación de ciertos inmigrantes durante un período de 100 días, un rápido revés legal para su ambiciosa agenda de inmigración.

El magistrado de distrito Drew Tipton, designado por el expresidente Donald Trump en el Distrito Sur de Texas, emitió una orden de restricción temporal que bloquea la medida en todo el país durante 14 días.

De acuerdo con una de sus promesas de campaña, el demócrata Joe Biden firmó en su primer día en la Casa Blanca una moratoria sobre la deportación de inmigrantes indocumentados que llegaron a Estados Unidos antes del 1 de noviembre de 2020.

El ministro de Justicia de Texas, Ken Paxton, apeló de inmediato a los tribunales.

Esta batalla legal, apenas comienza y presagia una dura lucha en torno a los problemas migratorios.

Conversan Ebrard y Blinken

El canciller Marcelo Ebrard informó que conversó con Antony Blinken, secretario de Estado de EU, ratificado ayer al cargo por el Senado. “Sostuve productiva y cordial conversación con Antony Blinken (...) Iniciamos trabajos para implementar la mejor relación posible entre nuestros dos grandes países”, escribió en su cuenta de Twitter.