París. Seis días después del inicio de la crisis de los submarinos y de la alianza nuclear AUKUS (Australia, Reino Unido y Estados Unidos), Joe Biden y Emmanuel Macron anunciaron "compromisos" para reconstruir la confianza entre París y Washington, y el presidente estadounidense reconoció que "las consultas abiertas entre aliados" habrían evitado estas tensiones.

Emmanuel Macron ha decidido que el embajador francés en Estados Unidos, el experimentado diplomático Philippe Etienne, regrese a Washington "la próxima semana" y trabaje "en estrecho contacto con los altos funcionarios estadounidenses", luego de que la semana pasada lo retirara junto al de Australia, este último por la cancelación de un contrato de compra de submarinos.

De visita en Washington, el primer ministro británico, Boris Johnson, dijo también que la alianza AUKUS "no es exclusiva" y que "no trata de excluir a nadie".

Por su parte, el jefe de la diplomacia de la UE, Josep Borrell, pidió una "mayor confianza" con Estados Unidos al reunirse con el Secretario de Estado Antony Blinken en Nueva York.

En Francia algunos políticos quieren poner sobre la mesa la cuestión de la participación de Francia en el mando integrado" de la organización transatlántica.

"El diálogo político es inexistente en el seno de la OTAN, pero "no hay que dar un portazo" a la alianza por ello, respondió a senadores la ministra de Defensa, Florence Parly.