Las elecciones federales de Bélgica se celebrarán el próximo 26 de mayo para renovar a los 150 miembros de la Cámara de Representantes, quienes posteriormente elegirán al nuevo ministro.

La coalición liderada desde el 2014 por el ministro liberal Charles Michel estalló el 8 de diciembre del 2018 con la salida del partido nacionalista flamenco N-VA tras oponerse a la firma del Pacto Mundial para la Migración impulsado por la ONU, abriendo una profunda crisis política y arrojando al país a la inestabilidad. Los sondeos auguran un aumento considerable del partido de extrema derecha Vlaams Belang, mientras que la migración será uno de los ejes principales de debate electoral.

De acuerdo con el analista internacional Sergio Escamilla se prevé que ningún partido logre mayoría absoluta ni la posibilidad de formar un gobierno, lo que podría incrementar la inestabilidad del país.

“Sigue latente que el país pueda dividirse aunque pueden pasar todavía muchos años para ello, ya que Bruselas tiene una gran importancia por ser la sede de las instituciones europeas y se quiere evitar la desestabilización de la zona”, manifestó.

Si el país se divide está la opción de que las tres regiones de la federación belga, Flandes, de habla nerlandesa, Valonia, de habla francesa, y Bruselas, vuelvan a formar parte de la Unión Europea, pero como estados independientes o que cada región sea parte de los países vecinos.  

También está la opción de que el sistema se mantenga con altas y bajas como hasta ahora, Bélgica ya ha demostrado que sobrevive a las crisis, tras las elecciones del 2010 el país batió récord cuando las fuerzas políticas tardaron 18 meses (541 días) en formar gobierno.

“Bélgica no es la excepción en cuanto al ascenso de los movimientos populistas y de extrema derecha, sin embargo a pesar de que se prevé que los partidos tradicionales no logren una mayoría para gobernar menos lo lograrán los partidos de creación de extrema derecha, lo que si puede pasar como en el caso de Alemania es que la extrema derecha gane escaños en el Parlamento”, precisó el también académico en la Universidad Anáhuac.

Los independentistas flamencos del N-VA, dirigidos por el alcalde de Amberes, Bart De Wever, lideran las encuestas con 32% de los votos en Flandes, el Partido Socialista de Elio Di Rupo puede tener una intención de voto de 28.7%, aun así podría mantenerse como el más votado en Valonia seguido de los liberales del MR.