“Sería iluso pensar que el gobierno de México puede realmente determinar o influir de manera decisiva en una reforma migratoria” en estadounidense, comentó la embajadora de México en Estados Unidos, Martha Bárcena, durante el evento celebrado entre El Economista y Globalitika: Estado de las relaciones bilaterales México-Estados Unidos y perspectiva de futuro.

La internacionalista María José Urzúa le formuló una pregunta sobre ¿cómo ve las prospectivas para una colaboración más horizontal y más profunda entre México y Estados Unidos?

“Mientras no sepamos quién gana las elecciones no sabremos hacia dónde van a ir, si gana las elecciones el presidente Trump hay dos visiones que hemos estado recogiendo de los centros de pensamiento y de los expertos. Uno, que van a seguir con la dureza de sus medidas migratorias que han sido influenciadas por un cierto sector de la Casa Blanca, que voy a evitar mencionar nombres por prudencia diplomática, y otra que piensa que si gana el presidente Trump la reelección va a ir por una reforma migratoria”, comentó la embajadora.

En el otro escenario con una victoria del demócrata Joe Biden: “Echarían marcha atrás de los diferentes decretos que ha emitido el presidente Trump”, sin embargo, “Biden tendría que echar para atrás 400 decretos en temas migratorios”.

También recordó que “el sistema migratorio y de asilo de Estados Unidos está totalmente roto”.

Luis Miguel González, director editorial de El Economista, matizó sobre la relación comercial y cuestionó sobre la forma en que se puede mejorar el conocimiento de México en Estados Unidos. La diplomática mexicana subrayó que a través de una “agenda positiva” porque en ocasiones se juega con los estigmas. Como ejemplo mencionó un evento en The Brookings Institution sobre los pendientes de Joe Biden. El nombre del evento fue “Maras, migración y México”, forzando el título para promocionar las tres emes. “Es una broma, la relación de México es mucho más compleja, ustedes criminalizan la migración. No se vale”, reclamó la embajadora a The Brookings Institution.

Austeridad en política exterior

Jorge Schiavon, académico del CIDE, director ejecutivo de la “Encuesta México, las Américas y el Mundo” y miembro del consejo editorial de Globalitika, recordó que la Secretaría de Relaciones Exteriores canaliza el 50% de su presupuesto hacia América del Norte, “y eso nos ha permitido tener una espectacular estrategia de diplomacia multinivel”. Sin embargo, mostró preocupación sobre los recortes que está sufriendo la dependencia. “¿Cómo van a seguir haciendo esta magia y milagros de llevar una relación bilateral cuando sus recursos son cada vez más restringidos?”, preguntó a Martha Bárcena.

“Yo estoy más preocupada que tú por que en buena medida el presupuesto de los consulados depende de la recaudación de los propios consulados, desgraciadamente esa recaudación no se queda en los consulados, la regresamos a la Tesorería de la Federación y nos regresan la mayor parte (...)  Y yo soy de las convencidas de que si hay voluntad política siempre se puede encontrar una solución financiera y administrativa”, concluyó.

geopolitica@eleconomista.mx