Bangkok. El ministerio de Trabajo, Inmigración y Población de Myanmar, informó que los gobiernos de Myanmar y Bangladesh firmaron un acuerdo de entendimiento para iniciar el regreso de la minoría musulmana rohinya que escapó a través de la frontera común para huir de la violencia desatada en el estado de Rakhine, en Myanmar.

Aunque no se precisó cuántos refugiados tendrán permitido regresar, Bangladesh señaló que las repatriaciones comenzarán aproximadamente en dos meses.

Desde el pasado 25 de agosto, más de 620,000 rohinyas buscaron refugio en Bangladesh luego de que el ejército birmano comenzara lo que llamó “operaciones de despeje” tras suscitarse un ataque a puestos policiales por un grupo de insurgentes rohinyas. Los refugiados que llegaron a Bangladesh dijeron que sus casas fueron incendiadas por los soldados y fueron víctimas de violencia.

antecedentes

El pacto se ajusta a una fórmula fijada en 1992 en un acuerdo de repatriación firmado por las dos naciones tras un brote de violencia. Bajo ese acuerdo, se requirió a los rohinyas presentar documentos de residencia, que pocos tienen, antes de regresar a Myanmar.

En un campamento de refugiados en Bangladesh, algunos musulmanes rohinyas expresaron dudas sobre el acuerdo de negociación ya que no hay certeza de que se reconozca su identidad.

Durante decenios los musulmanes rohinyas han sido discriminados en Myanmar. Aunque los miembros de esa minoría étnica arribaron al país hace varias generaciones se vieron despojados de su ciudadanía en 1982, lo que los dejó sin derechos ni estado. No pueden viajar libremente, practicar su religión ni acceder a atención médica.