Madrid.- España debe aplicar medidas de ajuste "a la mayor brevedad" para hacer frente a la crisis, afirmó este miércoles el gobernador del Banco central de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez.

" Existen todavía importantes ajustes pendientes que han de culminar a la mayor brevedad, para evitar que supongan una rémora para la recuperación", afirmó Fernán obtener AFP.

"Me refiero, en particular, a la necesidad de completar la absorción del exceso de capacidad de la construcción residencial, proseguir el saneamiento patrimonial del sector privado y mejorar la situación competitiva de la economía española", precisó.

"Y ello se ha de hacer a la vez que se abordan los problemas que han surgido con el desarrollo de la crisis económica: la caída del empleo y el deterioro de las finanzas públicas", continuó el gobernador del Banco de España.

España se encuentra en plena crisis económica, con un porcentaje de desocupación que supera el 20% de la población activa, y padece desde 2008 los efectos del estallido de su burbuja inmobiliaria.

Las preocupaciones internacionales se acumulan desde hace algunos días ante la mala salud financiera del país y sobre su capacidad de reactivar la economía, pese a haber establecido un plan de austeridad y de reformas estructurales en el mercado laboral, anunciado este miércoles, y en el sector bancario.

"Resulta indispensable que el programa de consolidación fiscal vaya acompañado de medidas estructurales orientadas a reforzar el crecimiento potencial de la economía, del que depende mucho la sostenibilidad de las finanzas públicas", dijo Fernando Ordóñez.

"Los signos de recuperación son todavía muy débiles y se sustentan en buena medida en factores de naturaleza transitoria que tenderán a agotarse en los próximos meses", evaluó.

"Cabe prever que la recuperación sea gradual y tarde algún tiempo en alcanzar un ritmo de expansión suficiente para generar empleo", añadió.

En su informe anual de 2009 presentado el miércoles, el Banco de España reclama también una "reforma profunda de los mecanismos de contratación profesional".

El gobierno socialista probó este miércoles una reforma del mercado laboral, considerada esencial para reactivar el empleo.

"La corrección de las ineficiencias que han emergido en el mercado de trabajo tiene una importancia primordial, puesto que de su reforma depende en gran medida la capacidad de ganar competitividad y generar empleo", concluyó Fernández Ordoñez.