Kabul. Un avión perteneciente al jefe del Estado Mayor Conjunto de EU fue aparentemente atacado ayer por insurgentes en Afganistán.

Los militantes dispararon cohetes hacia el aeródromo de Bagram, en las afueras de Kabul, y la metralla golpeó al avión militar C-17 del general Martin Dempsey, de acuerdo con funcionarios de la OTAN.

Dempsey no estaba en el avión en el momento del ataque. Varios miembros del equipo de mantenimiento sufrieron heridas menores.

El General estaba en su habitación en el momento del incidente y resultó ileso. Debido a algunos daños exteriores a la aeronave, el general Dempsey abandonó Afganistán en un avión militar diferente , anunció el mayor Hodge Lori, portavoz de las fuerzas de la OTAN.

Las autoridades expusieron que el fuego indirecto en el aeropuerto, tal como cohetes y morteros que no son dirigidos visualmente, no es poco común. Dudaron que el avión fue atacado porque pertenecía a Dempsey.

El Talibán se atribuyó la responsabilidad del ataque. Zabiullah Mujahid, un portavoz talibán, negó la evaluación oficial de la OTAN de que los insurgentes lograron un tiro afortunado , al asegurar que el avión fue atacado con información precisa , informaron algunas agencias de noticias.

En cualquier caso, el incidente sirvió como un recordatorio de que incluso en zonas relativamente seguras del país, los insurgentes han logrado mantener una presencia física y depósitos de armas importantes.