Nueva York.- El estado de Nueva York continúa este fin de semana su proceso para regresar a la normalidad tras los daños causados por el huracán Sandy.

El gobernador Andrew Cuomo informó que de manera paulatina han sido restablecidos los servicios de electricidad y telefonía, mientras el metro ya funciona al 80 por ciento luego de las inundaciones.

Indicó que las estaciones de combustible móviles habilitadas por el Departamento de Defensa ya están desplegadas en las áreas designadas para proveer la gasolina, que registra una severa escasez.

Sin embargo, funcionarios advirtieron que debido a las largas filas y la alta demanda de la gasolina, el personal de emergencia y vehículos que prestan primeros auxilios tendrán prioridad para abastecerse.

El mandatario, quien alabó las labores de recuperación, resaltó que la mayor parte de Manhattan recuperó el servicio eléctrico.

Cuomo informó que un millón de comidas serán distribuidas en los próximos días para ayudar a los neoyorquinos afectados.

Asimismo, anunció que el presidente Barack Obama aprobó su solicitud de aumentar las cuotas de los cupones de alimentos en un 50 por ciento para noviembre.

La empresa de electricidad Con Edison informó que se ha restablecido la electricidad al 70 por ciento de los clientes que sufrieron cortes de energía.

Autoridades indicaron que la cifra de muertos por la tormenta subió a 41, la mitad de ellas en el condado de Staten Island.

Entretanto, un millón 200 mil usuarios en Nueva Jersey permanecen aún sin servicio eléctrico.

El gobernador del Estado, Chris Chirstie, anunció el sábado el racionamiento de gasolina en 16 condados con el fin de hacer frente a la escasez de combustible.

Chirstie decretó que los días pares, sólo los automóviles con matrículas que terminan en número par podrán comprar combustible, y los días nones podrán adquirirla los que terminan en número impar.

ERP